imagotipo

Día internacional y el enviado de la paz… / Gabriela Mora

  • Gabriela Mora

El pasado lunes 21, se celebró el “Día Internacional de la Paz”, establecido en 1981 por la ONU; inicialmente la celebración se realizaba el tercer martes de septiembre; sin embargo, en el año 2001 la Asamblea General aprobó por unanimidad otra resolución, que estableció el 21 de septiembre como un día de cese al fuego y de no violencia a nivel mundial.

Este año, el lema de la celebración es “Alianzas para la paz, dignidad para todos”, a fin de resaltar la importancia de que todos los grupos sociales trabajen juntos para lograr la paz, conscientes de que la labor de las Naciones Unidas no sería posible sin las alianzas, que se formaron antes de su fundación, y las miles de alianzas que entre los Gobiernos, la sociedad civil, el sector privado, los grupos de creyentes y organizaciones no gubernamentales firman cotidianamente y sin las cuales la Organización no podría forjar sus objetivos.

A decir verdad, el mundo entero se encuentra en un momento de terrible violencia y de conflictos desestabilizadores; no obstante, no podemos quedarnos cruzados de brazos y más allá de hundirnos en la desesperación y el desconsuelo, tenemos la responsabilidad colectiva de exigir que cesen la inclemente violencia y la impunidad que hoy nos acosa… La sociedad entera debe abogar por que las partes beligerantes dejen las armas y se establezca un alto al fuego a nivel mundial: No más muerte y destrucción, debemos pugnar por la consecución de una paz duradera, comenzando por este México nuestro.

Y ya en cuestión de paz, qué mejor ejemplo que los hechos acaecidos durante toda esta semana en la persona del papa Francisco con el viaje a Cuba y a Estados Unidos… Independientemente de ideologías, creencias y/o fanatismos, hemos de reconocer que la actitud de Su Santidad, aporta muestra de paz y reconciliación al dirigirse a dos de los países que igualmente brindan hoy muestras de reconciliación y madurez al superar un conflicto político e irracional de muchos años.

Personalmente, no creo que en la actualidad haya un grupo mayormente dispuesto a participar para materializar el sueño de la paz, que nuestros jóvenes, y qué mejor ejemplo de ello que las palabras de Leonardo Fernández, el joven estudiante cubano que provocó un discurso improvisado por parte del Papa al dirigirse a él: YAyúdenos, Santo Padre, a ser jóvenes que sepamos acoger al que piensa diferente, que no nos encerremos en los conventillos de las religiones o las ideologías, que podamos crecernos ante el individualismo y la indiferencia, grandes males de la rutina cubana, que al salir de aquí seamos capaces de interpretar los signos de nuestros tiempos y nos tomemos de la mano para construir una Cuba como la quiso nuestro héroe José Martí, con todos y para el bien de todos”…

La improvisada respuesta de S.S: Francisco fue contundente… “Ustedes están parados y yo estoy sentado, ¡qué vergüenza! pero ¿saben por qué me siento? porque tomé notas de algunas cosas que dijo vuestro compañero y sobre éstas les quiero hablar; una palabra que cayó fuerte, soñar. Un escritor latinoamericano, decía que las personas tenemos dos ojos, uno de carne y otro de vidrio; con el ojo de carne vemos lo que miramos, con el ojo de vidrio vemos lo que soñamos. Está lindo ¿eh? En la objetividad de la vida tiene que entrar la capacidad de soñar y un joven que no es capaz de soñar está enclaustrado en sí mismo. Está encerrado en sí mismo. Cada uno a veces sueña cosas que nunca van a suceder. Pero suéñalas, deséalas, busca horizontes, ábrete, ábrete a cosas grandes. No sé si en Cuba se usa la palabra, pero los argentinos decimos: no te arrugues, ¿eh? ábrete y sueña, sueña que el mundo contigo puede ser distinto. Sueña que si tú pones lo mejor de ti, vas a ayudar a que ese mundo sea distinto. No se olviden, sueñen. Por ahí se les va la mano y sueñan demasiado y la vida les corta el camino, no importa, sueñen y cuenten sus sueños. Cuenten, hablen de las cosas grandes que desean, porque cuanto más grande es la capacidad de soñar y la vida te deja a mitad de camino, más camino has recorrido. Así que primero soñarL.

Y ya en su visita a Estados Unidos, frente a Barack Obama, presidente de Estados Unidos, el Papa continuó su mensaje de paz, se dijo “hijo de una familia de inmigrantes quienes que en gran medida construyeron ese país”, dijo; además, se calificó “hermano” de Estados Unidos y señaló que “los católicos estadunidenses están comprometidos en construir una sociedad verdaderamente tolerante e inclusiva, en la salvaguarda de los derechos de las personas y las comunidades y en el rechazo a cualquier forma de discriminación injusta; en este sentido, su discurso continuó frente al Congreso estadunidense, en donde pronunció una vibrante exhortación a favor de los inmigrantes, instando a los legisladores a “acoger al extraño en nuestro seno”…

En el primer discurso de un pontífice ante los legisladores de Estados Unidos, aludió tanto a la crisis de migrantes en Europa como a la inmigración latinoamericana a Estados Unidos y pidió a los representantes legislativos “responder de una manera siempre humanitaria, justa y fraternal; que no nos arredren sus números, antes bien, veámoslos como personas, miremos sus caras y escuchemos sus historias, tratando de responder lo mejor que podamos a su situación”, dijo Francisco.

Por supuesto que no podemos omitir a la avezada niña de cinco años que logró burlar el cerco de seguridad llamando la atención del Papa, quien pidió que la llevaran hasta él para dar la bendición, lo que la infante aprovechó para entregar al pontífice un mensaje precisamente sobre migración. Ya posteriormente, al ser entrevistada, a su corta edad Sophie Cruz –quien radica con sus padres en South Gate, California-, nos dio claras muestras de su liderazgo y determinación.

Nuestros jóvenes han aprendido a vivir en tiempos de peligro, pero también época de grandes promesas y esperanzas en ellos mismos. En estos días, dirigentes de todo el mundo acuden a Naciones Unidas para aprobar un plan de 15 años cuyo objetivo es lograr un desarrollo sostenible, materia fundamental para alcanzar una vida digna para todos, en el que la pobreza deje de ser y la paz mundial sea primordial… Así sea!!!
gamogui@hotmail.com