imagotipo

Día Mundial del Internet

  • Raúl Aarón Pozos

El pasado 17 de mayo celebramos el Día Mundial del Internet, que desde su concepción en 2005, surgió como una oportunidad de conocer la tecnología que se desarrolla constantemente, con el fin de mejorar la calidad de vida de todas las personas. La tecnología cada vez avanza más y cada vez está más al alcance de todos y al volverse parte de nuestra vida diaria podemos perder de vista su significado, finalidad e importancia.

En primer lugar debemos darnos cuenta de que la tecnología y en especial el internet, antes que nada, son herramientas, de comunicación, de acceso a información y de aprendizaje. Gracias al desarrollo tecnológico hoy todo está al alcance de nuestras manos permitiéndonos aumentar nuestros conocimientos con mayor facilidad. La red es el foro más grande de intercambio de información entre millones de personas alrededor del mundo y como tal, es la mejor herramienta para el aprendizaje y el crecimiento personal y profesional de las personas.

Ejemplo de esto son las plataformas educativas virtuales que representan una alternativa al sistema educativo convencional, permitiendo al alumno tener acceso a clases, información, discusiones con fines pedagógicos e incluso certificación profesional. Todo esto desde una computadora, facilitando así que personas con difícil acceso a servicios educativos de calidad, ya sea por ubicación o falta de recursos económicos o de tiempo, puedan desarrollar sus capacidades técnicas e intelectuales.

El internet es también una herramienta de acercamiento entre personas, las redes sociales que tanto éxito han tenido en los últimos años son un ejemplo de la necesidad de las personas de conectar y de intercambiar ideas. Brindan también una gran oportunidad de acercarnos, ya que a través de la red podemos tener cerca a quienes físicamente están lejos.

Los beneficios que brindan las nuevas tecnologías son innegables, sin embargo, existen riesgos que no pueden pasar inadvertidos. Uno de los riesgos es que al tener acceso a tanta información, resulta difícil determinar cuál es la información confiable. Esto es especialmente cierto para los niños que tienen acceso a la red y por lo mismo, es importante que como papas verifiquemos las páginas a las que tienen acceso y hagamos usos de herramientas de bloqueo.

Otro riesgo que es cada vez más latente, es que a pesar de que, como ya lo mencione, la tecnología está diseñada para acercarnos a lo más lejano, también puede alejarnos de lo más cercano. ¿Cuántas veces no hemos dejado de ver nuestro alrededor por estar preocupados por lo que pasa en nuestro teléfono o nuestras redes sociales? ¿Cuántas veces no vemos a familias o grupos de amigos que, a pesar de estar reunidos para convivir se pierden en las pantallas de sus dispositivos móviles?

Es fundamental que como sociedad recapacitemos sobre el impacto que la tecnología tiene en nuestra vida privada y en nuestras interacciones sociales, ya sea con la pareja, con la familia, con los amigos o en el trabajo y que hagamos un esfuerzo por hacer uso de las herramientas a nuestro alcance de forma mesurada y de forma que representen un beneficio para nosotros y no una distracción del mundo que nos rodea.

También debemos tener cuidado de que estas herramientas sean una forma de reducir las brechas sociales en lugar de ampliarlas. Es por esto que es responsabilidad de los Gobiernos desarrollar las políticas públicas que permitan que todas las personas, sin importar su ubicación o situación económica, tengan acceso a estas tecnologías. El Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto ha asumido su responsabilidad en este sentido y desde el Senado de la República lo hemos acompañado. Desde la aprobación de la reforma de telecomunicaciones se ha trabajado en incrementar el alcance de las comunicaciones, hoy en día los precios de las telecomunicaciones son más bajos y facilitan el acceso a internet, en el México de hoy 57 de cada 100 habitantes son usuarios de internet, de 2012 a 2015 el número de suscriptores se duplicó y contamos con más de cien mil sitios públicos con internet gracias al programa México conectado.

Hemos tenido un gran desarrollo pero aún hay mucho que hacer, hay zonas del país que no tienen acceso a internet y que se quedan rezagadas por no contar con esta herramienta fundamental. Es por esto que fue tan importante el apagón analógico, ya que gracias a este proyecto se liberó la banda de los 700mhz lo que permite la licitación de la red compartida, misma que brindará acceso a la red a millones de mexicanos en zonas donde estos servicios son inexistentes.

Es fundamental que transitemos hacia un México más conectado para aprovechar todo lo que se encuentra al alcance de nuestros dedos pero siempre tomando en cuenta el cuidado y la gran responsabilidad que estas oportunidades conllevan.