imagotipo

Día Panamericano del Indio | Nuvia Mayorga Delgado

  • Nuvia Mayorga

Hace 76 años, en abril de 1940, el general Lázaro Cárdenas del Río, presidente de México, convocó al Primer Congreso Indigenista Interamericano a los diferentes países de América, incluyendo organizaciones indígenas. El evento, al que asistieron casi todos los países de América, con excepción de Canadá, Haití y Paraguay, así como destacados indigenistas de ese momento, comprendió un espacio de discusión sobre los indígenas de América y tuvo como resultado la elaboración de las bases para la creación del Instituto Indigenista Interamericano, cuyo objetivo habría de ser coordinar las políticas de los Estados miembros sobre este tema, promoviendo tareas de formación de personas dedicadas al desarrollo de la población indígena, así como salvaguardar y perpetuar las culturas originarias de todo el continente. Otro aspecto importante de este Congreso es que dio origen a la adopción de la celebración del Día Panamericano del Indio, el cual se conmemora el 19 de abril.

Desde ese momento y hasta la fecha, se han implementado, en conjunto con la población indígena, múltiples programas, proyectos y acciones. Por ejemplo, se han puesto en marcha diferentes modelos de políticas indigenistas; se han realizado diversas investigaciones con el objetivo de conocer las características culturales, transformaciones y problemáticas que enfrentan; se han instrumentado distintos programas dirigidos a la educación, salud y de desarrollo económico y social; se ha favorecido la participación indígena en los procesos de planeación; se han tenido algunas experiencias de intercambio entre diferentes países y, más recientemente, se ha dado la reforma de diferentes instrumentos jurídicos, nacionales e internacionales, que reconocen los derechos de los pueblos originarios.

Paralelo a las acciones de este periodo, la realidad social y cultural de los propios pueblos indígenas se ha ido transformando. Algunos de los cambios han sido su incremento de población. En un borrador elaborado por el Banco Mundial y presentado para discusión en la Conferencia Mundial de Pueblos Indígenas, en 2014, se estimaba que América Latina contaba con poco más de 36 millones de indígenas, de los cuales México tenía el 44 por ciento, con más de 16 millones como población indígena, así considerada de acuerdo al criterio de auto adscripción. Por otra parte, se considera que nuestro país cuenta con la mayor diversidad cultural con respecto al resto de los países del continente, identificándose más de 60 pueblos que forman parte de la identidad nacional.

Otra de las transformaciones importantes se observa en el desplazamiento de cada vez un mayor número de sus integrantes a las zonas urbanas o agroindustriales por efecto de la migración, por lo que un porcentaje importante de la población indígena del país vive actualmente en zonas metropolitanas como Ciudad de México, Monterrey, Guadalajara o Cancún. Mientras que, como parte de este proceso de urbanización, actualmente en las regiones originarias, se han ido conformando ciudades predominantemente indígenas, como Juchitán en la región Istmo, Altepexi en la región Cuicatlán-Mazateca-Tehuacán y Zongolica y Ticul en la región Maya, entre otras.

Por lo anterior, consideramos que hoy que recordamos una vez más el Día Panamericano del Indio, es un momento oportuno para celebrar la riqueza que significa la población indígena de toda América, cuyas experiencias y transformaciones representan nuevos retos para las instituciones que tenemos entre nuestros objetivos promover su desarrollo, pero también para la población en su conjunto, ya que, debemos reconocer, más ahora que nunca, que las sociedades indígenas forman parte de esta nación reconocida como pluricultural y en la que todos debemos de contribuir para eliminar los problemas como la marginación y la discriminación y reconocer los aportes a la cultura nacional de los diferentes Pueblos Indígenas que la conforman.