imagotipo

Diálogo que suma

  • Raúl Aarón Pozos

 

 

El presidente Enrique Peña Nieto cumplió el jueves con el mandato constitucional de informar al Congreso de la Unión del estado que guarda la administración pública federal. Ya nos encargaremos los diputados y senadores de revisar ese Informe, de citar a los titulares de las dependencias del Ejecutivo para que subrayen, aclaren o precisen y, en su caso, emitir las recomendaciones a que haya lugar.

El presidente Peña Nieto no se quedó en el cumplimiento de ese mandato constitucional. Se reunió con 300 jóvenes de todo el país para poner en práctica un nuevo diálogo, una nueva forma de escuchar a los mexicanos que en el futuro inmediato tomarán las riendas de sus propias comunidades, de sus estados y del país.

Ideas frescas, innovadoras, atrevidas incluso, que seguramente ayudarán al presidente Peña Nieto a tener un nuevo pulso sobre la situación de los estados y comunidades del país; que ayudarán a modificar o crear políticas públicas que sirvan mejor a los mexicanos, que funcionen para combatir desde ópticas diferentes los flagelos de la pobreza, la marginación, el analfabetismo, el crimen organizado, la violación de los derechos humanos, que aún padecemos.

Se trata de una forma diferente de escuchar a los mexicanos que significa también una innovación al ritual que conocíamos como “el día del presidente”. Ya no es más, por decisión del Legislativo, por cumplimiento del equilibrio de poderes que consagra nuestra Constitución, un monólogo presidencial. Tampoco se trata ya de un mensaje del Ejecutivo federal a los ciudadanos. No, se trata ahora de escuchar y de dialogar.

Es un ejercicio innovador desde la Presidencia de la República.

El presidente Peña Nieto a lo largo de su administración ha actuado para resolver los problemas del país. Desde las reformas estructurales que tocaron ínsulas en la educación, el petróleo, las telecomunicaciones, hasta el nuevo formato de escuchar y comunicarse con quienes son el verdadero presente y futuro de México: los jóvenes, pasando por un nuevo sistema de justicia penal acusatorio y, especialmente, la rendición de cuentas para combatir la corrupción y la impunidad que nos han lastimado como sociedad, se han cumplido propósitos.

Es cierto que, derivado particularmente del ámbito internacional, seguimos padeciendo situaciones adversas, como la pérdida de empleos en el sector petrolero o el necesario ajuste de algunas tarifas. Esto es especialmente cierto para mi estado, Campeche, y en particular para Ciudad del Carmen, lugares que han sido gravemente afectados por la caída en los precios del petróleo generando pérdidas catastróficas. Sin embargo, la responsabilidad y la oportunidad con la que ha actuado el gobierno del presidente Peña Nieto ha sido siempre con el propósito de minimizar los daños y salir adelante mediante el rediseño del margen jurídico y el aprovechamiento de los grandes recursos naturales y materiales con los que cuenta nuestro país. Hay mucho por hacer y el compromiso hoy es más fuerte que nunca.

El ejercicio de las libertades de que gozamos los mexicanos, incluidas la libertad de expresión y la posibilidad de analizar, dialogar y revisar las acciones del gobierno del presidente Peña Nieto ayuda, fortalece, la toma de decisiones del Ejecutivo federal.

Este IV Informe del presidente Peña Nieto no solo es una oportunidad para revisar lo que se ha hecho sino también representa un punto de relanzamiento del trabajo legislativo que hacemos en el Senado. En el grupo parlamentario del PRI estamos conscientes de las dificultades que enfrenta nuestro país y, al igual que lo ha hecho el Presidente Peña Nieto, reconocemos que el dialogo es fundamental seguir avanzando. Para este nuevo periodo hemos decidido seguir acompañando al Ejecutivo federal en la transformación de nuestro país y pondremos especial atención en el fortalecimiento del estado de derecho, en materia de seguridad, justicia, transparencia y combate a la corrupción.  Los retos son muchos, las deudas aún mayores pero nuestro compromiso con los mexicanos es de igual magnitud.

*Senador