imagotipo

Diálogo y generación de acuerdos para el combate a la corrupción / Marco A. Bernal

  • Marco Bernal

En México es necesario seguir avanzando en el tema de combate a la corrupción. Es por esa razón que el diálogo constructivo entre los grupos parlamentarios y la sociedad civil es primordial para poder realizar las reformas y establecer los mecanismos necesarios para el correcto funcionamiento del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA).

Las bases constitucionales que se establecieron en la LXII Legislatura trazaron la ruta a seguir. El 27 mayo de 2015 se publicó en el DOF el Decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en materia de combate a la corrupción.

La Reforma Constitucional contempló la modificación de 14 artículos constitucionales y se basa en cuatro ejes principales: 1) Fortalecer las facultades de la Auditoría Superior de la Federación; 2) establecer como instancia vigilante y preventiva a la Secretaría de la Función Pública; 3) aumentar las facultades de sanción del Tribunal Federal de Justicia Administrativa; y 4) la actuación como Ministerio Público por parte de la Fiscalía Especializada de Combate a la Corrupción.

En el decreto de reforma se estableció la necesidad de expedir dos leyes generales reglamentarias: Ley General del Sistema Nacional Anticorrupción y Ley General de Responsabilidad Nacional Anticorrupción. Y de reformar las siguientes cinco: Ley Orgánica de la Administración de los Servidores Públicos, Ley de Fiscalización y Rendición de Cuentas de la Federación, Ley Orgánica del Tribunal Federal de Justicia Administrativa, Ley General de Contabilidad Gubernamental y la Ley de Coordinación Fiscal.

Las leyes mencionadas en el párrafo anterior son parte del paquete de Leyes reglamentarias del Sistema Nacional Anticorrupción que deben ser discutidas en el Congreso de la Unión. El periodo ordinario está por terminar y la tarea no es fácil, es por eso que en el PRI nos sumamos al compromiso de colaborar en el diálogo constructivo que impulsan los distintos grupos parlamentarios, así como abrir el debate parlamentario a la participación de la sociedad civil.

En el PRI, estamos a favor del diálogo, de trabajar cada iniciativa presentada por los otros grupos parlamentarios y por la sociedad civil, a trabajar con todos para agilizar los procesos legislativos y construir consensos, para seguir avanzando en el combate a la corrupción y establecer el Sistema Nacional Anticorrupción.