imagotipo

Diplomacia parlamentaria con Estados Unidos

  • Graciela Ortiz

La relación entre México y Estados Unidos es una de las más añejas con casi doscientos años de historia. Hoy contamos con una agenda bilateral amplia en la que, junto a los temas de seguridad fronteriza y comercio, se encuentran otros de gran relevancia como el de cooperación académica y científica, energía y medio ambiente.

México mantiene una estrecha y activa relación comercial y de cooperación con diferentes entidades de la Unión Americana, como es el caso de California y Texas, los principales estados receptores de migrantes mexicanos y de los que más dependen del comercio bilateral.

La relación entre ambas naciones no se acaba en el ámbito presidencial, es más profunda y sólida que eso, trascienden hacia las relaciones interinstitucionales, empresariales, entre organizaciones de la sociedad civil de ambos países y en otros ámbitos. La llegada a la Casa Blanca del Presidente Donald Trump no constituye de ninguna forma el final de la relación bilateral.

Actualmente la actividad diplomática no se restringe al Ejecutivo, la diplomacia parlamentaria, que es la llevada a cabo por los integrantes de las Cámaras legislativas de diferentes Estados entre sí, ocupa un lugar fundamental para el ejercicio de la política exterior.

El ejercicio parlamentario es estratégica para crear vínculos con los Congresos y Parlamentos de otras partes del mundo y, a través de ello, intercambiar información y experiencias sobre temas de interés común, así como para fortalecer la cooperación bilateral y multilateral.

Conscientes de ello, los Legisladores de México realizamos continuamente visitas de trabajo a los Congresos de otros países aliados con el objetivo de fortalecer nuestras relaciones con el mundo e impulsar los intereses nacionales de nuestro país.

En la relación con Estados Unidos, la diplomacia parlamentaria constituye una herramienta esencial, máxime en la coyuntura actual en la que, bajo la presidencia de Donald Trump, los vínculos bilaterales se han visto afectados y ensombrecidos.

En este sentido, un grupo de Senadores de diferentes fracciones parlamentarias, en coordinación con la Secretaría de Relaciones Exteriores, realizamos el 26 de junio una gira de trabajo a Estados Unidos, en donde sostuvimos reuniones con congresistas estadounidenses. Conversamos sobre el estado actual de la relación bilateral, las oportunidades en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y la importancia de hacerlo con un enfoque de ganar-ganar, la necesidad de reforzar y aumentar el libre comercio, el tema migratorio y el control fronterizo.

Hicimos énfasis en la importancia de mejorar la conectividad en la frontera compartida para agilizar la movilidad legal de personas y mercancías, así como en los beneficios que el TLCAN ha proporcionado a ambas partes.

Este tipo de reuniones son fundamentales para fortalecer nuestras relaciones diplomáticas con otros actores de la política estadounidense, con el objetivo de proyectar los intereses nacionales de México y cooperar en temas que interesan y preocupan a ambas naciones. De esta forma, consolidamos los vínculos bilaterales y podemos defender de mejor manera los derechos y la integridad de nuestros connacionales en ese país.

Debemos continuar fomentando la diplomacia parlamentaria e incorporarla al 100% como una herramienta clave para la ejecución y dirección de la política exterior de México, no sólo en nuestra relación con Estados Unidos, sino con todos los países del mundo.

graciela.ortiz.glez@gog.org.mx

@GOrtizGlez

FB: graciela.ortizgonzalez