imagotipo

Dos cartas al Presidente

  • Pedro Peñaloza

“El futuro nos tortura y el pasado nos encadena. He ahí porqué se nos escapa el presente”

Gustave Flaubert

  • Pedro Peñaloza

C. Presidente.

Enrique Peña Nieto.

Presente.

Me permito informarle que el país, del cual usted es el titular del Ejecutivo federal, vive protestas generalizadas en distintas regiones del territorio nacional, por el incremento al precio de las gasolinas.

Lo exhorto, en apego al derecho que me asiste como ciudadano mexicano, al corriente de mis impuestos, con edad suficiente e inteligencia aceptable, para que se presente urgentemente y le DÉ LA CARA a sus gobernados, para que funde y motive el severo ataque al poder adquisitivo de las capas pobres y de la pequeña burguesía proletarizada.

Protesto lo necesario.

¡Democracia, placer y coherencia!

Pedro José Peñaloza

Profesor universitario, seguidor del Quijote de la Mancha, lector de Carlos Marx y persistente constructor de utopías.

Ciudad de México, a 3 de enero de 2017.

Réplica al C. Presidente.

Enrique Peña Nieto.

Presente.

Permítame dirigirme a usted, con el debido respeto, para expresarle algunas reflexiones en torno a su mensaje de hoy trasmitido por cadena nacional.

1. El abordaje que hizo del incremento a las gasolinas resultó ser insustancial, elíptico y repetitivo.

No planteó, quizá por obvias razones, el carácter subordinado de la economía nacional a los dictados de las agencias financieras internacionales y en consecuencia sujeta a la sed de ganancia de los dueños del dinero y de las sucursales del agio globalizado.

2. Su resignación a esta realidad no hace más que ratificar la incapacidad de su Gobierno en particular y en general de la clase política dominante, para plantear una ruta económica distinta a la diseñada por los barones del capital internacional. El discurso esbozado por usted éste mediodía, desde su transitoria residencia, deja claro que las perspectivas para las mayorías asalariadas y oprimidas no son nada estimulantes y si desalentadoras.

3. Es de llamar la atención el contenido añejo y antiguo del núcleo de su débil pieza oratoria. Volvió al “doloroso pero necesario”, que sus compañeros de partido en los anteriores gobiernos han recetado a la población mexicana, cuando han instrumentado alguna política lesiva al interés mayoritario.

4. Después de escucharlo con atención, nos queda claro que no existe ninguna posibilidad – por si alguien tenía alguna esperanza -de que usted y su grupo compacto propongan, al menos, medidas amortiguadoras a la ofensiva del Capitalismo financiero.

Y si alguna duda pudiera haber a la anterior afirmación, basta examinar el mensaje tácito y explícito que usted lanza al nombrar a Luis Videgaray como secretario de Relaciones Exteriores, con lo cual coloca de rodillas la relación de México con la administración del desquiciado y nacionalista de extrema derecha, Donald Trump.

5. C.Presidente, me apena y preocupa el presente y futuro del país. Nadie desea, yo no, que nuestra nación profundice su inserción en el torbellino de violencias que se pueden potencializar por la insensibilidad e incapacidad del grupo gobernante. Deseo que usted esté consciente de lo que se puede presentar en el escenario nacional.

¡Democracia, placer y coherencia!

Pedro José Peñaloza

Profesor universitario, seguidor del Quijote de la Mancha, lector de Carlos Marx y persistente constructor de utopías.

Ciudad de México, a 4 de enero de 2017.
pedropenaloza@yahoo.com

Twitter: @pedro_penaloz