imagotipo

Nuevas familias

  • Eduardo Andrade

La pugna iniciada a partir de la iniciativa de “matrimonio igualitario” va a requerir una solución de compromiso y un tratamiento integral de la familia en la Constitución. Como aportación al debate planteo la posible adición del siguiente texto al artículo 4°, a cuyos motivos aludiré en futuras colaboraciones.

“Todas las personas mayores de dieciocho años tienen el derecho de asociarse libremente para constituir una familia. A nadie con capacidad jurídica para obligarse se puede privar de este  derecho por razón de origen étnico o nacional, género, discapacidades, condición social, condiciones de salud, religión, o preferencias sexuales, pero los participantes en una asociación familiar tendrán derecho a conocer los antecedentes de estas características de los demás integrantes como elemento de su consentimiento.

“Solo por resolución judicial podrá haber dispensa de edad, pero ésta nunca será menor de 16 años.

“La ley podrá establecer limitaciones por condiciones de salud en caso de posible afectación a la salubridad general.

“No se podrá pertenecer simultáneamente a distintas asociaciones familiares, ni establecer unión concubinaria coexistente con una asociación familiar.

“La ley reconocerá la diversidad de las asociaciones familiares y las regulará en función de sus objetivos y características. La familia fundada en la relación de una sola persona con uno o varios hijos se regirá por el régimen monoparental. La integrada por personas de sexos distintos con el fin de mantener una relación exclusiva orientada a la procreación, se constituirá mediante la figura del matrimonio. Las asociaciones familiares integradas por dos personas del mismo sexo se constituirán mediante la figura de sociedad de convivencia dual, y las compuestas por tres o más personas, una por lo menos de sexo diferente a las otras, bajo la figura de sociedad de convivencia múltiple. “Ninguna ley, tratado internacional, ni autoridad de ningún tipo podrá autorizar o permitir otros tipos de asociación familiar.

“Ni por disposición legislativa de rango inferior a esta Constitución, ni tratado o norma internacional, ni por resolución judicial, se admitirá la formación de una asociación familiar entre personas y animales. Éstos carecen de personalidad jurídica.

“Cualquier tipo de familia podrá sustentarse en la unión concubinaria, entendiendo por tal la que no se ha contraído ante una autoridad. Las uniones concubinarias producirán los mismos efectos jurídicos que las asociaciones familiares.

“La autoridad judicial o administrativa autorizará a cualquier integrante de una asociación familiar distinta a la monoparental, a separarse de ella sin necesidad de expresar causa. Las cuestiones relativas a obligaciones derivadas de la pertenencia a la asociación familiar se resolverán por acuerdo entre las partes o por resolución judicial.

“Toda persona mayor de dieciocho años capaz de obligarse y toda asociación familiar pueden  adoptar. La adopción de un menor es un derecho de éste y no de quien aspira a adoptarlo. La ley regulará la adopción de menores orientada siempre por el interés superior de éstos.

“Toda persona tiene derecho a decidir de manera libre, responsable e informada sobre el número y el espaciamiento de sus hijos.  La ley permitirá la interrupción voluntaria del embarazo por decisión de la madre siempre que se realice durante las primeras doce semanas del mismo y otorgará facilidades en las instituciones públicas de salud para su realización.”

eandrade@oem.com.mx