imagotipo

Drogadicción en la adolescencia

  • Salud: Dr. Jonatan Escobar

Los adolescentes son especialmente vulnerables a padecer problemas de adicciones, precisamente la palabra adolescente proviene del verbo adolecer o carecer de ciertas cosas, dentro de ello de una identidad, el adolescente en busca de establecer una identidad definida puede involucrarse con grupos de personas que representen un riesgo, el adolescente en busca de identificarse y establecer vínculos fuera del núcleo familiar accederá a involucrarse con individuos aledaños a su estrato social, considerando que México cuenta con rezagos sociales importantes donde suele prevalecer la delincuencia, drogadicción, pobreza y falta de cultura y normas de convivencia, no es raro que los adolescentes se involucren con relativa facilidad en grupos delictivos, o bien, en grupos donde el uso recurrente de drogas recreativas sea la norma.

De ésta manera es como el adolescente comienza a establecer los primeros contactos con las drogas, se sabe que después del alcohol y el tabaco, el cannabis a marihuana es la primer sustancia con la que el adolescente establece contacto, seguido de lo anterior la adquisición y consumo de otro tipo de sustancias suele darse con facilidad, por lo que pronto el adolescente en cuestión se verá involucrado con grupos sociales donde la obtención y consumo de estupefacientes se da frecuentemente, una vez que el adolescente envuelve oficialmente adicto es probable que se involucre en actos delictivos con la finalidad de obtener los recursos para seguir consumiendo drogas, el deseo de consumir paulatinamente será más intenso, por lo que el adolescente inmaduro y al no poder dimensionar sus situación no reparará en continuar incurriendo en conductas delictivas para satisfacer su necesidad de consumir.

El pronóstico empeora y en ausencia de una adecuada red de apoyo familiar y social como suele suceder pueden acontecer múltiples situaciones, considera el autor de la presente columna que en el mejor de los casos será que el adolescente dado el intenso patrón de consumo comience a manifestar síntomas psiquiátricos como ansiedad incoercible o psicosis, es en éstos casos cuando los familiares forzosamente solicitan ayuda profesional y el adolescente establece por vez primera contacto con instituciones y profesionistas que intervienen para paliar el cuadro que motivara su visita al médico, seguido de tomar medidas encaminadas a frenar el consumo de sustancias, el beneficio en éstos casos es que el adolescente es valorado y tratado globalmente, siendo que los síntomas psiquiátricos han forzado a la pobre red de apoyo familiar a solicitar ayuda, en otros casos sucederá que el adolescente pronto se transforma en un adulto que se involucra en actos delictivos de mayor severidad con la finalidad de continuar el consumo cada vez mayor de sustancias, o bien que el adolescente en cuestión dadas sus continuas faltas a las leyes judiciales o morales pronto sea detenido para ser procesado en un tutelar para menores, donde generalmente la readaptación social se da en contadas ocasiones.

En los párrafos previos he tratado de notificar el hecho de que el consumo de sustancias en la adolescencia es un tema grave y severo, que suele acarrear consecuencias trágicas para el usuario de drogas y para sus familias, vemos que el problema nace en la sociedad y en las familias, por lo tanto se trata de un problema global susceptible a ser analizado por instancias internacionales con la finalidad de buscar medidas encaminadas a paliar este problema, también vemos que en los padres de familia recae una gran responsabilidad al tener que procurar a un adolescente vulnerable que dado el entorno social es factible que se involucre en el consumo de sustancias, por otro lado resulta a su vez frecuente el hecho que dentro del propio seno familiar el consumo de drogas sea frecuente, por lo que el adolescente quien se encuentra en vías de definir una estructura de personalidad se encuentra expuesto a través de múltiples vertientes al consumo de sustancias. Una vez el adolescente afectado es valorado y atendido requiere la asistencia y tratamiento por un equipo multidisciplinario que implique psiquiatras, toxicólogos, asesoría psicológica, médicos generales, trabajo social entre otros, por lo que el protocolo de desintoxicación y deshabituación a las drogas requiere de una gran inversión. Para mayor información quedo a su disposición al correo bioplutarco01@hotmail.com o al Facebook Jonatan Escobar.