imagotipo

Drogas y mano dura / Pedro Peñaloza

  • Pedro Peñaloza

“Los delincuentes pobres son los villanos de la película; los delincuentes ricos escriben el guion y dirigen a los actores“.

Eduardo Galeano

1. Despenalizar drogas: todos lo reconocen, excepto un puñado de burócratas. Una comisión de expertos médicos internacionales, convocados por la Universidad Johns Hopkins y la reconocida revista médica The Lancet, declaró que  fracasaron las políticas contra las drogas, condenó los daños que han causado a la salud y los derechos humanos alrededor del mundo y recomendó avanzar hacia la despenalización de todos los estupefacientes ilícitosf. Bajo este contexto, habría que recordar que la semana pasada casi 200 organizaciones no gubernamentales (ONG) de varias partes del mundo enviaron, en la víspera de la Sesión Especial sobre Drogas de la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (UNGASS) programada para abril próximo, la Declaración de la sociedad civil a dicha Asamblea. El documento sostiene que, .el proceso de la UNGASS no ha reconocido la falta de logros en los últimos 50 años por el sistema para el control de estupefacientes; las sustancias sometidas a control internacional están más disponibles y son más asequibles que nunca. El proceso ha optado por ignorar el daño causado por los enfoques actuales: abusos sistemáticos contra los derechos humanos y continuación de la aplicación de la pena de muerte por delitos de drogas”.

2. La Constitución es tan elástica que no tiene límites. Como era previsible, la Comisión de Gobernación de la Cámara de Diputados, aprobó el pasado martes el dictamen a la minuta del Senado para reglamentar el artículo 29 de la Constitución y permitir que, a solicitud del Presidente, el Congreso de la Unión apruebe la suspensión de garantías o un estado de excepción. La Comisión avaló sin cambios y con los votos del PRI, PAN, PRD, PVEM, PES y Panal la legislación que apenas en diciembre votó el Senado, solo Morena votó en contra.

Ahora bien, recordemos que el artículo 29 constitucional, referido a la facultad del Ejecutivo federal para restringir o suspender, con la aprobación del Legislativo, derechos y garantías, en  casos de invasión, perturbación grave de la paz pública o de cualquier otro que ponga a la sociedad en grave peligroc. Asimismo, el texto original del artículo, señala que tal suspensión de garantías deberá ser por tiempo limitado y que no podrá afectar .el ejercicio de los derechos a la no discriminación, al reconocimiento de la personalidad jurídica, a la vida, a la integridad personal, a la protección a la familia, al nombre, a la nacionalidad, a los derechos de la niñez, los derechos políticos, las libertades de pensamiento, conciencia y de profesar creencia religiosa alguna, la prohibición de la desaparición forzada y la tortura, ni las garantías judiciales indispensables para la protección de tales derechose.

Las novedades de la minuta aprobada son de llamar la atención, ya que estipula que la suspensión de garantías puede incluir .el sacrificio temporal de los derechos, a la manifestación, asociación, circulación y libertad de expresión, patrimoniales, de crédito y de autor. En efecto, contradice en más de un sentido el texto constitucional original; y por si algo faltara, los escribanos de semejante proyecto sostienen que el estado de excepción epuede ser una forma de tutela a los derechos humanosp. ¡Válgame Dios! Como si estos no sufrieran menoscabo con la suspensión de dichas garantías.

Epílogo. Lo que está difuso y confuso es el significado concreto de  un riesgo a la paz públicau y con ello su  gravedadg ¿Acaso se prevén movilizaciones de descontento social? Eso seguramente lo sabe la élite en el poder.

pedropenaloza@yahoo.com/Twitter: @pedro_penaloz