imagotipo

Ecos del Presupuesto 2015 / Horizonte Económico / Luis G. Alvarez Tostado Valdivia

  • Luis G Álvarez Tostado Valdivia

Hace dos semanas fue autorizado el decreto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2016, por parte de la Cámara de Diputados. Se ha escrito mucho al respecto, y quisimos dar un margen de tiempo para tener mayores elementos para comentar lo dicho, respecto a cómo viene la situación financiera del Gobierno para el próximo año.

Comencemos con una de las declaraciones del secretario de Hacienda, doctor Luis Videgaray, respecto al Paquete Económico 2016, quien dijo que lo más importante fue lo que no se hizo, aunque especificó que esta referencia la hacía porque no se modificó la política tributaria, es decir, no se crearán impuestos. Pero resulta criticable que la inactividad (lo que no se hizo) sea lo más importante, o quizá quiso decir que para mover a México no hay que hacer nada, solito se mueve, aunque muy lento.

Señaló que si hay algo que genere desconfianza e inhiba la inversión y la contratación de personal, es la incertidumbre respecto a las reglas tributarias; aunque la política tributaria esté mal, hay que mantenerla; esta es la lectura que le han dado los empresarios y los mismos contribuyentes que se vieron afectados en sus ingresos reales por la Reforma Fiscal de hace más de un año.

Bajo esta lógica podemos suponer que si no se gasta en programas que no dan resultados positivos (lo que no se hizo), se gasta mejor; es probable que así sea en este caso.

Podemos argumentar también que el famoso presupuesto Base Cero no se hizo y que se continuó con un presupuesto inercial; se recortaron programas, mas no gastos.

Algunas de las cifras más comentadas en los medios de comunicación son los recursos para la micro, pequeña y mediana empresa (MiPyMEs), que caen 33.1 por ciento, al pasar de 12.7 mil millones de pesos en 2015 a 8.7 mil millones de pesos en 2016. Por su parte, al Fondo Nacional del Emprendedor se le asignaron, en 2015, 8.9 mil millones de pesos, y en 2016 se asignarán 7.9 mil millones de pesos, un decremento de 14.3 por ciento; espero que sean programas mal evaluados por el Coneval, por ello la reducción; pero si no es así, es ilógico que no se invierta en los programas para impulsar los nuevos negocios que tanto necesita el país. Además, hay que recordar que son las MiPyMEs las que dan la mayor cantidad de empleo en el país.

A continuación daremos algunos ejemplos de por qué no podemos llamar a este presupuesto Base Cero, pues tanto los otros Poderes de la Unión, distintos al Ejecutivo, como la mayoría de los organismos autónomos, no se ajustaron al llamado presupuesto Base Cero, pues lo aumentaron, aun cuando es un año muy difícil para el país, pues los ingresos son escasos, más que en otros, y los gastos se debieron ajustar a la baja, pero hay algunos que no consideraron esta situación y pidieron más.

Por su parte, al Poder Judicial se le dieron 63.6 mil millones de pesos en 2016 y en 2015 recibió 51.8 mil millones de pesos, es decir, 22.8 por ciento más, y solo hay que recordar que los ministros de la Suprema Corte de Justicia ganan 2.4 millones de pesos más que el Presidente de la República.

Por su parte, el Instituto Nacional Electoral, con un tacto de elefante, se autorizó invertir en un edificio ecológico que absorbe el 8 por ciento de su presupuesto total, que asciende a 15.5 mil millones de pesos. Con esto podemos argumentar que el presupuesto Base Cero solo aplicó para el Poder Ejecutivo.

En el Gobierno federal, la Secretaría de Educación es de las pocas que no disminuyeron su presupuesto, por el contrario, aumentó en 3.6 mil millones de pesos, 1.2 por ciento respecto al de 2015.

Qué bueno que aunque el incremento es mínimo, la educación no sufrió recorte. Se puede decir que las asignaciones de presupuesto en el Gobierno federal no son las óptimas, son las que se pudieron financiar dadas las restricciones presupuestales.

En los poderes Legislativo y Judicial y los organismos autónomos, si bien no crece mucho, sí se ve un incremento, por lo que podemos asegurar que no se amarraron el cinturón como el Gobierno federal.

En cuanto a los tipos de gastos, el que sufrió un mayor recorte fue el gasto de inversión, básicamente en infraestructura; por eso una de las caídas más importantes es la de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

Ojalá que este freno a la economía con la reducción presupuestal para el 2016 no afecte tanto a los mexicanos de a pie.
gerardo_tostado@yahoo.com.mx

Sígueme en twitter@gerastostado