imagotipo

Ecuador, tragedia / Punto de Vista / Jesús Michel Narváez

  • Jesús Michel

Treinta años pasaron para que en Ecuador se moviera la tierra y devastara importantes regiones. Las informaciones, como en todos estos eventos, llega a cuentagotas. Sin embargo, ya se conoce que cuando menos murieron 300 personas y más de cinco mil están hospitalizadas o atendidas en donde se puede.

México, país, siempre solidario. El Presidente ordenó enviar ayuda. Nuestro país tiene experiencia en terremotos. Seguramente será importante la presencia de mexicanos dedicados a rescatar personas. Sí, los topos. Pero además, la asistencia de militares con el Plan DN III. No debe regatearse el apoyo. Se trata de seres humanos. Aquí no valen las mezquindades.

Sin embargo, existen.

Conocí el mensaje presidencial y sus instrucciones a todas las dependencias. No encontré, por el contrario, siquiera un tuit de los dirigentes de partidos políticos, de senadores, de diputados, de gobernadores. Todos están dedicados “en cuerpo, alma, estrategias y recursos” a las campañas electorales de sus candidatos. Los que buscan ser gobernadores, diputados, alcaldes. Son los que no han entendido que formamos parte de la globalidad.

Las informaciones que llegan del andino país huelen a muerte, destrucción, aislamiento. Eso ocurre con los terremotos. Nos vamos enterando poco a poco del número de fallecimientos, heridos, daños materiales. Son las primeras 24 horas las de confusión. Después se descorre el velo de la tragedia.

Ojalá y la ayuda de México y la de otros países palie cuando menos, el dolor de las víctimas. La solidaridad es algo que no se politiza.

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx

Twitter: @jesusmichelmx

Twitter: @jesusmichelna

y en Facebook: jm-narvaez