imagotipo

Edificios enfermos, poseídos y malditos / Juego de Palabras / Gilberto D’ Estrabau

  • Gilberto Destrabau

La Organización Mundial de la Salud de la ONU, y la Comisión de Salud de la Confederación Patronal de la República mexicana, han detectado que una tercera parte de los edificios de oficinas de la Ciudad de México y de la mayoría de las grandes ciudades del país, presentan el síndrome del “ edificio enfermo”, contagiando a quienes en ellos trabajan con padecimientos de las vías respiratorias, alergias, fatiga mental, dolores de cabeza, náusea y vértigo.

Tanto la OMS como la Coparmex explican que los edificios que enferman, lo hacen porque reciclan constantemente a través de sus conductos de aire acondicionado, partículas perjudiciales provenientes de la suciedad, además de bacterias y microbios que en ellos se refugian.

Estos edificios son normalmente de uso comercial o industrial, y sus víctimas más numerosas aparecen entre los niveles más bajos de la jerarquía. Pero existen otras edificaciones que, además de mugre y bacterias, albergan duendes, demonios y espíritus del mal.
Edificios que envenenan el alma

Estas construcciones con alto grado de morbilidad espiritual y emocional, todos más o menos los tenemos identificados porque son los centros físicos del poder en México. Y su condición maléfica se manifiesta casi inmediatamente después de que un nuevo inquilino llega a habitarlos. Mujeres y hombres que en otras geografías eran seres humanos decentes, corteses y razonablemente honestos, en cuanto toman posesión de estos palacios abyectos se convierten en déspotas, insoportables, candingas de la ambición, el egoísmo y la codicia. En sus funciones e imagen pública, pueden ser considerados como bien intencionados, patriotas, honestos, pero en el marco de Dorian Gray que esconden en el rincón más secreto, aparece el retrato de un monstruo.

La OMS y Coparmex apuntan que el síndrome del edificio enfermo puede resolverse o paliarse con una limpieza a fondo de los ductos y el mantenimiento de severas medidas higiénicas. Los edificios malditos no pueden ser exorcizados ni neutralizados. Ya tienen muy hecho el numerito de su trabajo perverso, y después de envenenar el alma de la presente cuota de víctimas, simplemente esperan pacientemente los próximos sacrificios humanos.
La señora “ X “, policía federal torturadora de mujeres

Un video que circula en las redes muestra a una agente de la Policía Federal, torturando a una mujer a quien amenaza con su pistola y a quien mete la cabeza en una bolsa de plástico, para que declare en torno a un caso de tráfico de drogas.
Buenos días. Buena suerte

juegodepalabras1@yahoo.com/

Sitio Web: juegodepalabras.mx