imagotipo

Efecto Bisturí

  • Efecto Bisturí: Dr. Antonio Castellano Barroso

  • Dr. Antonio Castellanos Barroso
  • Retrasar o apresurar tu cirugía estetica

La cirugía estética se ha vuelto de todos los días; muchos pacientes desean por años su cirugía, la tienen en su mente y la alimentan informándose y platicando con amistadas que ya se han operado. Con alguna frecuencia estos pacientes ya acudieron a una consulta y conocen los pormenores de su tratamiento personalizado. Es muy importante convenir con su cirujano plástico cuál es la cirugía que necesitan, si el paciente es candidato a la misma y si sus exámenes médicos preoperatorios están en rangos normales para operarse, cuánto dura en promedio, en qué clínica u hospital se va a hacer, cuál es el tiempo de recuperación en promedio y los cuidados que se deben seguir después de la operación, además, el costo del tratamiento y finalmente los días en que podrá reintegrarse a sus actividades habituales y a realizar ejercicio físico.

El principal motivo por lo que se debe retrasar una cirugía es que el paciente no tenga las condiciones físicas adecuadas, una hipertensión descontrolada, una diabetes mellitus no detectada, anemia, o un alargamiento de los tiempos de coagulación son condiciones que no permiten la cirugía en forma inmediata, es necesario corregir lo alterado y así después ya es posible planear una cirugía.

Con alguna frecuencia el paciente tiene unos cuantos días para operarse y preguntan esperando una respuesta positiva que solo tienen cinco días y que desearían operarse y reintegrarse en algunos días  a su trabajo normal. Este es un grave error; cada cirugía tiene un tiempo promedio de recuperación el cual no se puede reducir; así una liposucción mediana en general necesita entre tres y cinco días pero una liposucción amplia necesita entre siete y 10 días. Así una lipectomia abdominal con liposucción entre 12 y 15 días, una cirugía nasal mínimo ocho días para reintegrarse a sus actividades. Todas las cirugías ameritan un mínimo de suspender el ejercicio por un mes. Algunos pacientes desean viajar  a la ciudad en donde está su cirujano y después de un viaje generalmente en avión de algunas horas, desean operarse al día siguiente de su arribo  a la ciudad; este es un error ya que después de un viaje largo en el cual el paciente está sentado los músculos de las piernas no se activan y se favorece la acumulación de sangre en las venas de los miembros inferiores , este acumulo de sangre puede formar coágulos que pudieran desprenderse si el paciente se opera rápidamente y el coagulo puede migrar hacia el pulmón ocasionando una tromboembolia pulmonar lo cual es potencialmente mortal. Lo correcto es esperar al menos 48 horas para operar al paciente, no hay urgencia. Otro error es programar un tratamiento o una cirugía pocas semanas antes de un acontecimiento importante en la vida del paciente, ejemplos de esto es una visita a la playa, una pedida de mano o una boda. Las cosas pueden salir bien pero si acaso hay un moretón inesperado, una inflamación irregular que puede pasar, el resultado no cumplirá las expectativas del paciente. Aplicar Botox para que se vea el resultado debe esperar al menos 10 días, colocar unos implantes mamarios debe hacerse al menos seis semanas antes de viajar o ir a la playa, una cirugía de parpados debe hacerse dos semanas antes de planear el uso de maquillaje.

La clave es una consulta con su cirujano plástico de confianza, él es el único que en conjunto con el paciente puede determinar si tenemos el tiempo y el momento adecuado para
la intervención.

Existen motivos mayores de alarma que difícilmente son identificados por el paciente. Si un paciente tiene problemas con su pareja o esposo y pretende operarse para recuperar su belleza perdida con los años, lo más probable es que el marido no regrese y aunque la cirugía quede perfecta la paciente quedará decepcionada con el resultado; es un problema complejo, muchas veces los médicos nos damos cuenta que la cirugía es solo una última esperanza perdida de antemano, debemos hacer entender a la paciente que no es adecuado operarse, que lo mejor es que fortalezca su alma y que acepte su situación personal para después ya más tranquila pueda enfrentarse a una recuperación de una cirugía.

Pacientes con trastorno de personalidad maniaco-depresivo no deben operarse, sus cambios de carácter tan marcados no los hacen buenos candidatos para este tipo de tratamientos, un día están felices y muy contentos y al otro día la cirugía quedó terrible y están molestos y enojados con el
resultado.

En pocas ocasiones llegan pacientes con estudios de laboratorio completos y decididos para operarse a los pocos días, tienen tiempo para recuperarse y el dinero no es problema, en estos casos podemos operar a los pocos días y este paciente está ya muy motivado; la clave es que llegan contentos, en forma general la recuperación es más rápida y la felicidad aflora en el paciente después de que se operan. Dr. Tengo 40 años queriéndome reducirme el busto, qué bueno que lo pude hacer ahora con usted, estoy muy agradecida. Un paciente positivo se recupera mejor y regresa a sus actividades fácilmente sin problemas.
Recuerde, siempre busque un cirujano plástico certificado como su cirujano de confianza, no se arrepentirá.

Información proporcionada por el Dr. Antonio Castellanos Barroso

Cirujano plástico certificado 496

dr_castellanos@hotmail.com

Teléfono celular 552514 8479