imagotipo

Ejércitos

  • Pablo Marentes

  • Pablo Marentes

Son cinco los países con los ejércitos más importantes. Los United States of America, con 540 mil hombres, dentro de los cuales se cuentan los que constituyen la infantería de Marina: los marines. Su himno de guerra señala que han penetrado los claustros de Moctezuma, han conquistado las costas de Trípoli y desembarcado en apoyo a la Fuerza Aérea que vuela sobre playas de enemigos y de las fuerzas navales que desde el mar lanzan proyectiles en apoyo al Derecho y la ¡Libertad!  Éste es el que ocupa el primer lugar de la lista de poderosos ejércitos.

El segundo lugar lo ostenta el Ejército Popular Chino de Liberación, con un millón 600 mil hombres. Es el más numeroso de Asia. Luego sigue el de la India, con un millón 120 mil hombres. Protege sus fronteras con China y Pakistán. Cuenta con armamento y vehículos blindados que le conceden gran movilidad.

Rusia ostenta el cuarto lugar con 285 mil hombres bien equipados, mecanizados y movilizados en transportes todo terreno y cañones de largo alcance. Cada soldado defiende una extensión de 60 kilómetros cuadrados. Los soldados rusos acumularon nuevas experiencias de combate durante la guerra contra Chechenia.

La Gran Bretaña tiene el quinto ejército más poderoso con 102 mil hombres. Se le considera el más eficiente de Europa. Su larga historia de conquistas le ha permitido acumular experiencia bélica en operaciones por tierra y mar, desde la época de las insaciables monarquías absolutas. Y en batallas aéreas durante la de 14-18 y a lo largo de la Segunda Guerra.

Trump reitera su cercanía con Putin y celebra las acciones internacionales del Presidente ruso.

La batalla de Alepo se añade a las de Beirut y Sarajevo. Allí están hoy Bachar Al Assad, Vladimir Putin y los militares del más alto rango de Irán. Ya hay guerra en Irak, Yemen, Libia y Siria. A partir de ahora los enfrentamientos provocados en la hora y día fijados se agravarán. Cada vez será más intensa la incertidumbre. Los acontecimientos que anticipan los que vienen se han sucedido en Niza, Estambul, Berlín y Orlando. Cada eslabón de la cadena estratégica tiene tintes yihadistas.

La situación económica se deteriora en las principales zonas globalizadas: Europa Occidental, China, y sus islas con identificación y afinidades centenarias; India, el Oriente Medio, y las dificultades Centro y Sudamericanas.

América del norte -Canadá, Estados Unidos y México- se inquieta con las anticipadas promesas formuladas por Trump sobre lo que hará durante sus primeros 100 días. Lo del muro es una soflama. Pero ya está en su bitácora. Aunque ya exista la barda injuriosa, la ignorancia de Trump favoreció su presencia como detalle de atrezo en un montaje teatral que ha impactado. La barda de lámina será transformada en un muro de concreto y las garitas tendrán una salida de un solo sentido: ONE WAY. Al expulsado se le obligará a subir una rampa. Bajará de ella cuando esté caminando sobre territorio mexicano. Trump ignora que el muro anunciado en la segunda semana de su candidatura solo puede hacerse hasta la arista oriental tejana. A partir de allí, a los dos países los separa un cañón de profundidades insondables. Solo lo han visto los atrevidos mexicanos que lo bajarán y subirán para alcanzar el sueño americano. Así seguirá sucediendo, mientras los ignorantes que mandan aquí ni vean ni oigan a los que son expulsados de su patria, a pesar de ser quienes podrían producir los alimentos que pronto escasearán.