imagotipo

El 43 Festival Internacional Cervantino, a punto de concluir / Teatrikando / Benjamín Bernal

  • Teatrikando: benjamín Bernal

Por fin, el Festival más importante de México vuelve a tener su eje en el teatro, como todos sabemos fue el objetivo de Enrique Ruelas al fundarlo; en la segunda semana se pudo ver lo más importante:

Peter Brook trajo El Valle del Asombro, montaje que no vi, pero leí antes y después acerca de la propuesta; habla de un ser “diferente” que tiene una memoria perfecta, nunca puede olvidar, es sinestésica, también puede “sentir” los colores, sonidos, escuchar colores, percibe multidimensionalmente los gustos, de una forma más aguda que usted y yo. Nada le es fácil, en ninguna parte le aceptan y termina en un circo. Esta forma de sentir se debe (según una hipótesis) a la conexión cruzada de algunas zonas del cerebro. Gran trabajo, como todos los de Brook.

En el Teatro Principal pude disfrutar de Ubu Rey, con el grupo Cheek by Jowl de Francia/Reino Unido, usted recuerda, describe la honesta conducta de los gobernantes que hemos conocido; vi a Peter Brook hace más de 20 años eran hombre y mujer de las cavernas, que dan golpe de estado (con un mazaso sobre la cabeza del antiguo Rey) y enseguida sale a recorrer sus propiedades sobre la carreta de cobrar impuestos. En la versión franco inglesa 2015 ubican la acción en una clase social alta, viajamos de la realidad a la mente de los poderosos, mediante algo parecido a una pantomima-danza, en tanto un joven va de un lado a otro con la cámara de video, cuyas imágenes se muestran en la pantalla gigante para espiar las fantasías internas del director, de Alfred Jarry el autor, y de quienes anhelan robar la corona. Es un trabajo redondo que divierte sin dejar de deslumbrar con la metáfora de Jarry, quien la escribió a los 16 años e influyó en el nacimiento del “Teatro del absurdo”, pues la estrena en 1896, en tanto Ionesco escenificará “La Cantante Calva” en 1955 y “Beckett Esperando a Godot” en 1952. Quizá este trabajo tiene reiteraciones y alarga en exceso las tomas de video, pero en fin, así les dio la gana hacerlo. Disfruté mucho el casco de hacer finanzas y cobrar impuestos; así como el trabajo bicolor (vestuario crema y piel humana) en ese contexto cotidiano de quienes se enseñorean y
ensañan al dominar al planeta.

Vimos en el Teatro Juárez la ópera Motezuma (o Montezuma), se estrenó en 1733 en Venecia, escrita por Antonio Vivaldi, libreto en italiano de Girolamo Giusti, basado en el libro “Historia de la conquista de México, población y progresos de la América septentrional, conocida con el nombre de Nueva España” de Antonio de Solís y Rivadeneyra -1684, Madrid- Ha tenido algunos vuelcos esta ópera, ya que no aparecían el principio del primer acto y un fragmento del tercero. Lo pudimos ver en el Teatro Juárez con el grupo Antiquo de Italia; interesante el rescate, escuchamos esta visión de la conquista, muy lejana a la realidad, ya que su origen es del Siglo XVII, con poca historicidad y mucho melodrama. El detalle de instalar un sarape de Saltillo en el hombro del cantante principal, correctamente vestido de negro, resultaba cómico. Debieron ver los vestuarios de la inglesa que diseño para los personajes de Códice Tenoch hace unos meses. Pero, el rescate arqueológico es digno de aplauso.

En la Alhóndiga de Granaditas escuchamos a Antonio Sánchez and Migration, jazz de primer nivel. Antonio es sobrino de Ignacio López Tarso, además de ser el musicalizador de la película Birdman. Se esperaba con una especial admiración a este joven que ha iniciado una sólida carrera en el extranjero; es difícil el mundo del jazz, y todavía más problemático si lo intenta en Norteamérica.

Aciertos del Festival Internacional Cervantino: volvió a centrarse en el Teatro, vimos alta calidad en los grupos; unió Ciencia y Arte, hubo conferencias de Jorge Volpi y Pepe Gordon, como “La Neurona de Jennifer Anistone”. Desaciertos: exceso de policías, patrullas y motos atendiendo la seguridad, subieron los precios de hoteles, restoranes y taxis, vi menos turismo extranjero que otros años. Bueno y malo: vi mucho preadolescente y
menos adolescentes.