imagotipo

El Acuerdo de París: punto de inflexión contra el cambio climático

  • Graciela Ortiz

  • Graciela Ortiz González

En el marco de la 71a Asamblea General de las Naciones Unidas, en Nueva York, Estados Unidos, 31 países, entre ellos México, depositaron la ratificación por la que se adhieren oficialmente al Acuerdo de París sobre cambio climático.

Con este hecho, suman ya 60 países que han ratificado el instrumento y que en conjunto representan el 47.76 por ciento de las emisiones globales de contaminantes a la atmósfera, acelerando así su entrada en vigor, que se hará realidad una vez que sea ratificado por los Estados que acumulan el 55 por ciento del total global de emisiones.

El Acuerdo de París, cuyo principal objetivo es frenar el calentamiento global muy por debajo de los 2 oC, a través de la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, representa un acuerdo sin precedentes. En su creación participaron 195 países y, en comparación con otros instrumentos anteriores como el Protocolo de Kioto, esta vez son parte del acuerdo Estados Unidos y China, los principales emisores de contaminantes en el mundo.

El cambio climático es un fenómeno global y, como tal, la responsabilidad de evitarlo o revertirlo corresponde a todos. El solo aumento de un grado en la temperatura del planeta puede tener consecuencias negativas y de gran alcance, destruir ecosistemas, extinguir especies e incluso poner en peligro a la humanidad.

De acuerdo con la ONU, por cada grado centígrado que aumente la temperatura, la producción de cereales disminuye en un 5 por ciento, por lo que entre 1981 y 2002 la producción de maíz, trigo y otros cultivos ha tenido una reducción mundial de 40 megatones anuales.

Según ese organismo internacional, las emisiones mundiales de CO2 han aumentado casi 50 por ciento desde 1990, de seguir así, corremos el riesgo de que la temperatura aumento no solo 2 sino hasta 5 o 6 grados, lo cual sería económica y socialmente desastroso para nuestro planeta.

México es un país considerablemente vulnerable al cambio climático por nuestras características geográficas e hidrográficas, así como por nuestra riqueza en ecosistemas y biodiversidad. Por ello, México no puede permanecer ajeno al cambio climático.

Para nuestro país el Acuerdo de París constituye una herramienta fundamental no solo, para combatir el cambio climático, sino también para resguardar nuestra seguridad nacional y el bienestar de los mexicanos, por ello, su ratificación ha sido de gran relevancia para la política nacional en la materia.

Para lograr que el cambio sea verdadero, los mexicanos debemos transformar nuestros patrones de producción y consumo, así como nuestro estilo de vida. En este sentido, contamos ya con el engranaje legal e institucional necesario para poder hacer frente a nuestros compromisos de combate contra el cambio climático.

Se había fijado el año 2020 como límite para que el Acuerdo de París pudiera entrar en vigor, sin embargo, gracias al avance que se ha tenido en las ratificaciones, se espera que este objetivo se logre mucho antes. De ser así, es posible que a finales de este año, en el marco de la COP-22, a celebrarse en Marruecos, pueda entrar en funcionamiento este valioso instrumento internacional.
Senadora de la República por el Estado de Chihua-hua, presidenta de la Comisión de Estudios Legislativos del Senado, Sexagésima Tercera Legislatura
graciela.ortiz.glez@gog.org.mx

Twitter:@GOrtizGlez

Facebook: graciela.ortizgonzalez