imagotipo

El agitado panorama internacional | Punto de referencia | Daniel Aceves Villagrán

  • Daniel Aceves Villagrán

Hoy en día uno de los temas más importantes a nivel mundial está centrado en los grupos terroristas que han logrado perpetrar varios atentados alrededor del orbe. Hablando particularmente del Estado Islámico, es importante recordar que el mundo musulmán no ha estado exento de conflictos a su interior, incluso un gran número datan desde la muerte de Mahoma y la división entre sunitas y chiítas, teniendo diferencias que con el paso de los años se han ido polarizado formado movimientos altamente violentos como ISIS grupo de “revolucionarios” que han logrado asentarse en Irak y Siria, buscando instaurar un califato para gobernar la Umma (creyentes en el Islam) con la ayuda de sus conocimientos militares, uso radical de preceptos políticos y religiosos, que conjuntados con el financiamiento que obtienen por venta de petróleo además de varias actividades ilícitas como el robo, secuestros, extorsión o “impuestos” que cobran en la zona geográfica que ocupan en Medio Oriente desde 2014 constituyen una amenaza para la seguridad mundial. La relevancia de este tema es incuestionable, al grado de ver unanimidad entre las potencias para actuar firmemente en busca de su desarticulación, pero paralelamente debemos tener en cuenta que existen otros frentes que representan también riesgos que de no ser contenidos pueden dar paso a disputas de otras proporciones porque como hemos visto a lo largo del tiempo, los grandes conflictos han comenzado gracias a un pequeño evento o incluso un “accidente” entre países que ha detonado acciones bélicas a nivel internacional. Por eso, la disputa de gas entre Ucrania y Rusia, el conflicto social y armado entre Palestina e Israel, el vaivén del armisticio entre Corea del Norte y Corea del Sur por las relaciones de este último con Estados Unidos, la lucha por las Islas Senkaku entre Japón y China o más recientemente el avión ruso derribado por Turquía, forman parte de la agenda de las súper potencias, porque un mal día o una mala decisión pueden ser devastadoras, motivo para apelar a la inteligencia de sus Gobiernos con la finalidad de agotar hasta la última opción de diplomacia para actuar con cautela y resolver las diferencias. En estos momentos en Oriente Medio se encuentran instaladas tropas de Canadá, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Dinamarca, Bélgica, Holanda, Turquía, Líbano, Jordania, Arabia Saudita, Bahréin, Emiratos Árabes, Irán, Rusia y hasta Australia, situación que demanda que para no volver a cometer los mismos errores, los países más poderosos deben hablar con franqueza sobre los frentes comunes que tienen (grupos terroristas) así como los enfrentamientos activos (entre países) comprendiendo que tienen que realizar ajustes sustanciales para adaptarse a las necesidades del nuevo orden mundial. En días pasados hemos visto cómo distintos atentados no son perpetrados de la manera tradicional ni dirigidos a intereses específicos llevando a reflexiones como las de Irvine Welsh, autor entre otras obras de “Trainspotting”, que considera que muchos jóvenes se han unido al Estado Islámico porque éste les ofrece la ilusión de ser útiles, aunque sea solamente para cometer actos terribles y reprobables, arrojando que las estrategias para erradicar estos movimientos y sus acciones deben de ir mucho más allá de una contención desde el punto de vista armamentario llegando al tejido social y restaurando la educación como eje del desarrollo de la humanidad.

danielacevesv@yahoo.com.mx

/arm