imagotipo

El América en su laberinto | ESTO y algo más | Pedro Peñaloza

  • Pedro Peñaloza

Y, después de todo, ¿qué es una mentira? Nada más que la verdad con máscara.

Lord Byron.

El América, pese a quien le pese, ha perdido toda su identidad. Uno de los clubes con más seguidores e historia ha venido utilizando la vieja fórmula del cortoplacismo y el dinero fácil, es decir, la contratación de jugadores ya hechos, formados en distintas canteras, lo que ha ocasionado que sus fuerzas básicas pierdan la relevancia y pasen, en tabla jerárquica, a segundo plano. Sabemos que la contratación de futbolistas de renombre ha sido la característica de este equipo por muchos años, sin embargo, anteriormente se traían algunos jugadores extranjeros de calidad probada, completándose el plantel con chavos de la cantera azulcrema, formando un conjunto que combinaba la experiencia de los foráneos y al mismo tiempo se le apoyaba al futbolista mexicano formado en los campos de Coapa. Por lo tanto, tenían regularidad a los que venían de la cantera azulcrema y se les protegía con jugadores consolidados.

¿Qué diferencia encontramos en un jugador formado en cantera? Para esta respuesta, únicamente necesitamos dos palabras: Cuauhtémoc Blanco. Así es, la pasión por un club no viene por un cheque con muchos ceros, sino, de la identidad y el sentido de pertenencia que produce en un deportista la camiseta de un equipo. Blanco, supo desde las inferiores del América, la rivalidad que existe con Pumas y Cruz Azul. También, supo lo que significa tomar el transporte público, sacrificar tardes y tiempo con la familia para llegar todos los días a entrenar con la ilusión de un día poder debutar en Primera División.

Ahora bien, en días recientes el director técnico, Carlos Miloc, hizo unas declaraciones acerca de cómo se dio la llegada de Cuauhtémoc Blanco a las Águilas. Estas palabras del “Tanque” pusieron al descubierto el racismo y los perfiles que tienen los directivos azulcremas. Veamos: En una visoria con un equipo de Ángel Coca frente las reservas del América, Miloc seleccionó a Blanco, sin embargo, Panchito Hernández (vicepresidente del Club), bajo el pretexto de que “cómo un chavo de un barrio bajo (Tepito), de nacos, va a jugar en el América”, se negó a firmarlo. Enojado, el entrenador uruguayo fue a la oficina del director deportivo, Hugo Enrique Kiese, para comentar lo que había pasado. Después, afirmó Miloc que, “Hugo convenció a don Emilio (Diez Barroso, presidente del equipo) de contratar al chico y ahí mismo, en ese momento, le firmamos el contrato” (Universo Deportivo, 03/03/16, p.D7).

Bajo este contexto, mañana será homenajeado el último ídolo del americanismo. No ha importado la fragante manipulación que hizo la FMF y el club por registrar a Cuauhtémoc en un periodo indebido, violando el reglamento; o quitándole el número 100 a un jugador de las inferiores para asignárselo al homenajeado; o que la Liga Mx se saltó su Código de Ética, para el dinero no hay imposibles. Asimismo, solo en un torneo mexicano puede pasar que un jugador retirado, ahora presidente municipal, vuelva a las canchas en plena jornada nueve y juegue 30 minutos o más. La afición americanista puede volver a recordar los desplantes del “Cuau” con sus rivales y el árbitro, pero este tipo de homenajes nos recuerdan el subdesarrollo en que se encuentra nuestro futbol. ¿Alguien en su sano juicio pensaría que el Bayer Múnich alineara a Franz Beckenbahuer o el Real Madrid a Emilio Butragueño en un partido del torneo regular, donde están en juego los tres puntos, por brindarles un homenaje? No estimado lector, no son los modos. Se arriesga a Cuauhtémoc Blanco y se falta el respeto al rival. Ver para creer.

Algo Más.A los equipos gringos en la Concachampions, les pasó factura venir de pretemporada, no pudieron competir con los mexicanos. Así, una vez más, el trofeo quedará en manos de algún equipo de la Liga Mx. Pero, mientras los calendarios de los dos países no se homogenicen no habrá verdadera competencia. Veremos.

pedropenaloza@yahoo.com

Twitter: @pedro_penaloz

/arm