imagotipo

El apoyo a la niñez indígena una tarea de todos | Nuvia Mayorga Delgado

  • Nuvia Mayorga

Esta semana con la presencia del Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, en Maxcanú, Yucatán, en la Casa del Niño Indígena “Cecilio Chi”, se firma un Convenio de Concertación entre la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) y la Fundación Patrimonio Indígena MX, integrada por personas comprometidas con una de las más generosos causas que tenemos los mexicanos.

El Convenio tiene como objetivo desarrollar acciones conjuntas que coadyuven al mejoramiento de la calidad de vida de los beneficiarios de las Casas del Niño Indígena con proyectos formativos y de preservación cultural, el cual hizo el honor de atestiguar el Presidente de México, Enrique Peña.

La firma de este acuerdo, es una de las acciones que contribuyen a los resultados positivos que día a día, son hechos que avalan el cumplimiento del compromiso que asumió el presidente Peña Nieto con la población indígenas para apoyar su desarrollo.

En este contexto en el propósito de edificar un México Incluyente que conlleve a disminuir la pobreza y cerrar las brechas sociales, se convocó a la sociedad en su conjunto a participar y la Fundación Patrimonio Indígena Mx, cuyo Presidente Honorario es Miguel Bosé, que venía trabajando con la población indígena, se sumó con el Gobierno de la República a través de la CDI para generar más opciones que garanticen que niñas, niños y jóvenes indígenas que habitan en las Casas de Niño Indígena.

Casas que donde estudian, se preparen y se forman para tener una mejor calidad de vida para ellos y para sus hijos, respetando su identidad, sus valores y su cultura. Espacios seguros donde se les brinda alojamiento, alimentación sana, hábitos de higiene, atención médica, fortalecen su lengua, tienen acceso a la computadora e Internet y realizan actividades complementarias con proyectos formativos, productivos y culturales, entre otros aspectos.

Todos estos elementos que en su conjunto, impactan positivamente en su desarrollo académico, ya que les permite permanecer en la escuela; en su visión del mundo, en convertirse en agentes del cambio, en contribuir al desarrollo de sus comunidades y en preparase para la vida para contar una historia de éxito. En una palabra estamos contribuyendo a transformar su proyecto de vida.

Actualmente la CDI cuenta con mil 314 Casas y Comedores del Niño Indígena, en donde se brinda atención a más de 74 niñas, niños y jóvenes indígenas del país. Con ello los estamos acercando a la escuela y a que tengan educación.

Es importante señalar que al inicio de la presente administración, las Casas y Comedores del Niño Indígena, tenían serios deterioros en su infraestructura que los alejaban de cumplir con su propósito de contribuir a que las niñas, niños y jóvenes tengan tuvieran acceso a la educación y con ello, mejorar su calidad de vida.

En lo que va de este gobierno por instrucciones del presidente Peña Nieto, la CDI, ha realizado 201 rehabilitaciones integrales y medias, que se traducen en instalaciones totalmente nuevas o ampliaciones y mejoras a la infraestructura, en beneficio de más de 10 mil becarios. En 2016, se habrán de rehabilitar 50 Casas y Comedores del Niño Indígena, beneficiando a 2 mil 500 niñas y niños indígenas.

Los resultados alcanzados en el apoyo a la educación de la población indígena, acreditan que es importante y es responsabilidad de los gobiernos asumir esta tarea, pero también ésta es posible que crezca y se potencie cuando, junto al Gobierno, participa la sociedad.

Por ello, la participación de la sociedad, de la Fundación Patrimonio Indígena Mx y otras más que nos han venido acompañando este esfuerzo, es fundamental para llegar más lejos.

Debemos multiplicar los esfuerzos por todo el país, nuestras comunidades indígenas lo necesitan.

El esfuerzo conjunto de la sociedad, de las comunidades indígenas y del Gobierno de la República es muestra de lo mucho que se puede hacer para tener un México más próspero y más justo que nos incluya a todos.

Entender y apoyar a nuestros pueblos indígenas por la sociedad y el gobierno, es esencial para lograr un país más justo, sin ello, el bienestar social de los mexicanos es incompleto. La población indígena es el origen de nuestra historia, una historia viva de una gran nación: México.

/arm