imagotipo

El caos de enfrentar a otro ser humano

  • Espiral de conducta: Norma Le Payro

El ser humano desde su nacimiento, niñez, adolescencia, adultez y vejez se enfrentan a uno de tantos retos para sobrevivir en este planeta su misma especie. El despertar para comprender y entender que cada individuo camina con una personalidad en bondad y maldad, es una experiencia inevitable a vivir. Expertos en conducta afirman que existen cientos de testimonios que han compartido lo difícil que es tener contacto con la variedad humana en el núcleo de las sociedades. Climas laborales, educativos, institucionales y la intemperie de las calles son focos para que muchas personas enfrenten caos inimaginables con sus iguales. Un ejemplo claro son Los negocios, llegan a tener reglas hechas por las mismas personas, exponiendo la salud y las emociones sin importar que sus iguales sean afectados. Una acción que la misma historia es testigo de cómo la raza humana se ilusiona y desilusiona entre sí. Agnes Héller decía que la vida cotidiana era el espejo de la historia, y el conjunto de actividades que caracterizan la reproducción de los hombres particulares, los cuales crean la posibilidad de la reproducción social  siendo así la forma real en que se viven los valores, creencias, aspiraciones y necesidades. Sociólogos describen que la cotidianidad en el diario vivir, es la vida de la persona, su existencia misma, es la historia individual de cada sujeto en un aquí y un ahora, la cual está inmersa en una determinación de pluralidades y generalidades, que no son más que un producto del complejo sistema de relaciones. Por ello es urgente hacer una llamado de consciencia a la humanidad para renovar una verdadera armonía entre el mundo humano. El caos entre seres humanos en la actualidad, habilita egoísmo, guerras psicológicas, políticas y sociales, avaricia y violencia tanto a nivel individual como en masa. El hombre puede ser la especie más dócil hasta causar gran terror. ¿Por qué?, solo queda expresar, cada ser humano es un ser biológico, con mente y cuerpo, un estado que al mismo ser humano le es indiferente. Francia y el estado Islámico son un claro ejemplo de ese caos. Sin embargo en la historia también hay un gran acervo sobre personajes que lograron evitar caos de guerras, como Stanislav Petrov, quién fue teniente coronel del Ejército Rojo durante la Guerra Fría. Durante la madrugada del 26 de septiembre de 1983, en el suceso denominado como “el incidente del equinoccio de otoño”, identificó correctamente una alarma de lanzamiento de misiles como falsa, y se negó a aplicar el protocolo de actuación establecido para éstos casos, que consistía en informar a las autoridades e iniciar los preparativos para un contraataque nuclear. Si un protocolo tan complejo, pudo ser alertado para no caer en un caos de guerra, entonces el ser humano tiene la oportunidad de ir en búsqueda de alternativas para evitar el caos que destruya la armonía humana. Consultar con personas positivas y de experiencia, es un camino que no se debe dudar para evitar vivir un caos con otro ser humano.