imagotipo

“El Chapo” blanqueó dólares desde Liechtenstein

  • Carlos Siula

Por CARLOS SIULACORRESPONSAL

PARÍS, Francia. (OEM-Informex).- El cártel de Sinaloa de Joaquín “El Chapo” Guzmán blanqueó millones de dólares procedentes del narcotráfico a través de una red que operaba desde Liechtenstein a través de China, Vietnam, Suiza, Hong kong y Los Ángeles, según una investigación del diario Le Temps, de Ginebra.

El centro operativo era el Saigon National Bank de Los Ángeles que, bajo la apariencia de institución crediticia de la comunidad vietnamita, se ocupaba en reciclar dinero sucio de diferentes procedencias.

Uno de los principales artífices de esa gigantesca industria de reciclado era Renaldo Negele, ciudadano de Liechtenstein, de 50 años, que solía presentarse como administrador de fortunas en Vaduz, la capital de ese minúsculo ducado, situado entre Suiza, Alemania y Francia.

Sus tarjetas de visita decían que era el director general de Swissloans Financial Services AG. Pero, en realidad, su empresa solo estaba “domiciliada” en un modesto apartamento en el cantón de Saint-Gall, de Liechtenstein.

El otro protagonista importante de esa trama era el “Tío Bill”. Detrás de ese apodo aparentemente inofensivo se ocultaba Tu Chau Lu, un anciano de aspecto respetable, de 71 años, director del Saigon National Bank. La red de blanqueo de “Uncle Bill” operaba con total impunidad desde 2008.

El banco tenía tanto prestigio que, durante la crisis de 2008, había recibido 1.5 millones de dólares del gobierno de Estados Unidos en el marco del plan de ayuda al sector bancario.

En el momento de su apogeo, en 2013, la organización de reciclado que dirigía “Uncle Bill” disponía de rutas hacia China, Vietnam, Suiza, Hongkong y Liechtenstein, y era capaz de “tratar” hasta dos millones de narcodólares por día.

“Uncle Bill” piloteaba varios esquemas de blanqueo. Cada uno de ellos tenía sus propias particularidades, sus ventajas e inconvenientes, y sobre todo sus tarifas (ver aparte).

Ese esquema duró hasta que Renaldo Negele viajó a Los Ángeles en febrero de 2013 para reunirse con un grupo de “inversores” interesados en un sistema de blanqueo first classe. “Estamos interesados en reciclar dinero procedente de la venta de droga en Europa y del tráfico de armas en Nigeria”, le explicaron.

-No quiero saber nada del origen de los fondos. El término adecuado no es “blanqueo”. Pero, yo puedo ofrecerles el servicio de “protección” que ustedes están buscando-, les respondió Negele.

Su propuesta, que contaba la aprobación de “Uncle Bill”, consistía en utilizar una fundación en Liechtenstein, que utilizaba una cuenta en el prestigioso Bank Frick & Co de Vaduz. A cambio de 25 por ciento de comisión, esa red era capaz de llevar dinero al aeropuerto de Zúrich por medio de “mulas” y, desde allí, transferir el dinero a todo el mundo, incluido Estados Unidos.

“Uncle Bill” les mostró incluso la manera en que sus empleados podían aceptar bolsas de plástico repletas de narcodólares en estacionamientos de supermercados asiáticos y enviar los montos correspondientes hacia México por cheques o giros electrónicos. Debido a la talla modesta de su banco, les dijo, debía recurrir a sus “conexiones” para depositar el dinero en bancos norteamericanos, entre los cuales figuraban el Guaranty Bank of California (GBC), Wells Fargo y el Bank of America.

Para mostrar la eficiencia de su mecanismo, “Uncle Bill” les envió una transferencia de 50 mil dólares desde una fundación en Liechtenstein.

Seducidos por esa demostración, los dos hombres cumplieron con las formalidades para abrir una cuenta en el Swissloans Financial Services, de Renaldo Negele.

También le mostró los secretos de la trama y les presentó a algunos miembros de la organización, así como a los clientes más importantes.

“Uncle Bill” y Negele recién comprendieron el error varios meses más tarde, cuando supieron que los presuntos clientes eran -en realidad- agentes del FBI.

Inclusive, durante el tiempo que duró el engaño, Tu Chau Lu (“Uncle Bill”) les presentó a dos clientes mexicanos que pretendían lavar 300 millones de dólares de la cuenta de “El Chapo”.

“Más aún, el banquero les reveló que los mexicanos habían invertido un millón de dólares en su banco, para facilitar las cosas”, asegura Le Temps.

El “Tío Bill” se encuentra ahora tras las rejas y su proceso empezará el próximo 1 de marzo en Estados Unidos. Renaldo Negele está prófugo. Junto con él lograron escapar, entre otros, dos ciudadanos mexicanos descritos como “cercanos a la gente de ‘El Chapo'”.

Los gobiernos de Liechtenstein y Suiza declararon que, si la justicia de Estados Unidos lo solicita, están dispuestos a cooperar “ampliamente” con la investigación.

Un portavoz del Bank Frick & Co aseguró que, después de una “detallada verificación”, y en el “estado actual de la información que tienen en su poder”, el banco “nunca tuvo relaciones de negocios” con Renaldo Negele ni con la sociedad Swissloans.

El único misterio que subsiste, por el momento, es cuánto dinero lograron blanquear por cuenta de “El Chapo”.