imagotipo

El compromiso democrático del PRI / Marco A. Bernal

  • Marco Bernal

El PRI tiene un importante compromiso con la democracia y la transparencia en nuestro país. Las diversas actividades que realiza buscan el beneficio de la sociedad por medio de un mayor desarrollo político y el fortalecimiento de las instituciones del Estado mexicano. Como muestra de este compromiso, en nuestro Consejo Político Nacional de la semana pasada aprobamos algunos cambios que suman a la transformación de nuestro partido y la democracia.

Como lo ha dicho el dirigente de mi partido, Manlio Fabio Beltrones, el PRI no es solo el partido de la Revolución, sino uno en evolución permanente y el más moderno del país. Para estar en donde estamos  se trabaja todos los días en toda la república para alcanzar los mejores resultados, quienes tienen cargos de representación se entregan para cumplir los compromisos que asumieron ante la sociedad y los militantes que trabajan en los Comités Locales y Estatales ponen todo su talento y pasión por la política para fortalecer la democracia en cada lugar del país.

Con la elección 2016 de frente y todas las actividades que tenemos planeadas, el Consejo Político aprobó adecuaciones a la estructura organizativa del partido, con lo cual se han sumado nuevos integrantes al Consejo y algunos órganos de dirección. Todos los que somos parte de este gran proyecto sabemos que la unidad y la cohesión en lo interno, y la apertura y flexibilidad hacia el exterior son las principales premisas que queremos privilegiar para mantener el apoyo ciudadano en la próxima contienda electoral.

Como parte de este trabajo de apertura el Consejo aprobó que el PRI pueda postular como candidatos tanto a militantes como a ciudadanos simpatizantes, con lo que fortalecemos nuestra apertura a la participación ciudadana, nuestra competitividad y el proyecto de transformación del presidente Enrique Peña Nieto.

Asimismo, aprobamos medidas para garantizar la paridad de género en los procesos electivos de nuestro partido y así no haya vuelta atrás en proporcionar un “piso parejo” para acceder a cargos de elección. También, alcanzamos un acuerdo para establecer medidas y filtros para proteger al Partido de la infiltración de la delincuencia en la postulación de candidatos. Además, decidimos que las alianzas políticas que emprendamos deberán sustentarse en una agenda y proyecto de Gobierno que cuiden la coherencia ideológica y programática.

El PRI, como un partido más abierto y flexible busca contagiar a más ciudadanos a sumarse a las causas que defendemos y por las cuales trabajamos desde los tres niveles de Gobierno, el Congreso de la Unión y los Congresos locales. Para que los ciudadanos estén abiertos a escucharnos debemos entablar diálogos francos con ellos, alejarnos del discurso frío, explicarles por qué queremos que nos apoyen e invitarlos a sumar esfuerzos en la construcción de soluciones a los múltiples problemas que se viven.

Una sociedad más despierta, mejor informada y más consciente de los problemas existentes busca candidatos que los representen verdaderamente, que sepan estar al servicio de la sociedad, se alejen de soluciones demagógicas e inviables, desprecien las prácticas corruptas y se comprometan con la rendición de cuentas.