imagotipo

El deber de un futuro rey | El Mundo de la Realeza | Mariana Vargas Ruíz

  • Realeza: Mariana Vargas

Es un hombre alto, serio, responsable, está casado y con su esposa tienen dos hijos y el hijo mayor de la princesa es su hijastro. Cuántas veces nos preguntamos ¿que será ser príncipe? Y más si este príncipe es el futuro rey de Noruega. Desde que nació, y al oír las salvas en su honor, los noruegos supieron que tenían un futuro rey. El niño ya es un hombre de 42 años y es un príncipe que tiene una buena preparación para llegar al trono. Haakon Magnus es su nombre completo, y es la “mano derecha” de su
majestad, el rey Harald V.

La futura familia real. Haakon, esposa e hijos.

Haakon Magnus está consciente de la importancia de su trabajo, un trabajo que requiere una preparación de años y que, ahora, está dando ejemplo a su hijita la princesa Ingrid Alexandra, de 11 años, quién será reina en su momento y la primera reina existente (hija de rey) en más de 600 años.

El futuro Haakon VIII tiene diferentes preocupaciones y ocupaciones como futuro jefe de Estado: ha creado junto con otras personas el “Día de la Dignidad Global”, le preocupan los derechos humanos, el cambio climático, la pobreza, entre otras cosas.

El reconoce que Noruega tiene una monarquía joven, ya que su bisabuelo, el rey Haakon VII, nacido príncipe Carlos de Dinamarca, fue elegido por medio de un plebiscito en 1905 para ser el rey de Noruega.

Es General y Almirante

Cree que actualmente su país no necesita otro referéndum, aunque es de comentar que este sistema de Gobierno es popular en esta parte de Europa.

El príncipe heredero ha sido criticado por los medios de ser radical, pero podemos ver que es un hombre con profundo interés por su nación y por aquellos que necesitan de apoyo.

“Los derechos humanos-dice- tienen una función única en la que tenemos una norma que se puede medir. Si el Gobierno de un país acepta todos los derechos humanos, tiene que lidiar con ellos. Para Noruega, los derechos humanos también es importante, para una sociedad que hemos creado y éstos definen que tipo de sociedad queremos”.

Respecto a su trabajo con el tema de la “Dignidad”, afirma que “…es muy emocionante. Vemos a la dignidad como valor unificador para nosotros como seres humanos a través de las diferencias sociales y culturales. Que todos los hombres tienen derecho a una vida digna, es también la fuente de los derechos humanos.”

Es uno de los creadores del proyecto Día de la Dignidad

Y no solo son palabras. El futuro monarca viaja y mucho en su país y en otros países para llevar su filosofía, su mensaje. Es embajador de buena voluntad del Programa de Desarrollo de Naciones Unidas (UNDP, por sus siglas en inglés).

A través de este programa, su alteza trabaja en una cuestión importante: la reducción de la pobreza. Le preocupa no las estadísticas ni números, sino como la gente se siente.

También, visita los municipios de su país para darse a conocer y ver los problemas que tienen sus futuros súbditos. Cuando no está dando conferencias, está de “embajador” como representante de su país y hombre de negocios en otras partes del mundo.

Va a ir a Brasil a mediados de noviembre y lo acabamos de ver en unas prácticas como “bombero”. Haakon tiene muchas cualidades, y sobre todo, ama a su país y por el cual ha trabajado desde joven en beneficio de su patria. Es general y almirante, ya que hizo el servicio militar en la marina noruega.

Como todo hombre le gusta cazar, el surf, los deportes, la navegación y estar con su familia. Ahora se dedica a que su hija, Ingrid, se prepara para un desempeño o trabajo como miembro de la familia real. La dinastía continuará, ya que está asegurada la sucesión. Veremos pues, en su momento, a un rey moderno y con principios fuertes y modestos que ha mostrado toda su vida. Felicidades a su alteza y yo desde aquí le aplaudo por su trabajo y que no le importen tanto las críticas no fundamentadas. Bien por este muchacho.

/brazo