imagotipo

El deceso de Pensionissste / En Cantera y Plata / Claudia S. Corichi

  • Claudia Corichi

Como uno de los últimos temas a debatir en este primer periodo de la LXIII Legislatura en la Cámara de Diputados ha venido a quedar el de la “reforma” al sistema de pensiones del ISSSTE, toda vez que la aventurada propuesta del Ejecutivo, incluida dentro del Paquete Económico para 2016, propone desdibujar la única Afore de carácter público que funciona, incluso en números positivos.

La reforma ya aprobada en comisiones se pretende sea aprobada en el pleno de la Cámara Baja este martes, bajo la premisa de que el contexto social para el que se creó este organismo ha cambiado. El texto del actual dictamen señala que Pensionissste no ha podido afrontar debidamente los retos del sector, lo cual se ve reflejado en el comportamiento de la baja en el número de cuentas administradas. Sin embargo, olvida señalar que desde 2007 que el sistema de pensiones del ISSSTE funciona bajo las dinámicas de las Afores, éste se ha encontrado entre los primeros lugares de rendimientos a los usuarios, por lo que es evidente el sesgo y la de idea de desarticulación de una institución que hasta ahora da bueno resultados.

El Pensionissste es una de las seis administradoras que registraron una mayor migración neta en sus cuentas durante el periodo 2012-2014, mientras que, en términos relativos, la migración de cuentas fue equivalente al 3.66 por ciento de sus cuentas totales. Actualmente la bolsa de la administradora pública es de 119 mil 373 millones de pesos, según cifras de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar); el 49 por ciento que estaría en manos de las afores privadas sería del orden de los 58 mil 493 millones de pesos.

Se trata de un tema sensible y de gran impacto por sus repercusiones para el ahorro de los trabajadores. Sin embargo, hasta el día de hoy, en vísperas de un gran debate nacional sobre el tema, aún no se cuenta con evidencia o con un grado de certeza que permita garantizar que el cambio de régimen legal.

Por si fuera poco, el proyecto de reforma presenta incongruencias, ya que señala explícitamente que el Gobierno federal no responderá por las obligaciones a cargo de la sociedad ni por cualquier minusvalía en el valor de las sociedades de inversión especializadas de fondos para el retiro que dicha sociedad administre y opere, así como el hecho de que el destino de los remanentes o ganancias será decidido por el nuevo Consejo de Administración, en lugar de ser reinvertida en las cuentas de ahorro de los trabajadores como se hacía.

Es decir, los recursos de los trabajadores corren el grave peligro de difuminarse en inversiones de riesgo o de aumentar en beneficio de privados y no de los trabajadores, por lo que no existirá manera de hacer justicia a estos últimos en el resarcimiento de los daños.

La iniciativa de Peña, que sostiene pretende “fortalecer” el sistema de retiro de los exfuncionarios públicos, sería la última gota en la desarticulación de los derechos laborales que se ha dado en los últimos 25 años. De aprobarse esta medida, más de 58 mil millones de pesos ahorrados por los trabajadores del Estado en Pensionissste estarán al alcance de la iniciativa privada y de sus intereses lejanos al bienestar social.

De aprobarse este robo el día de hoy, no solo se mermarán más las condiciones ya de por sí precarias de trabajo en México, sino los derechos de millones de mexicanos y mexicanas que por décadas han trabajado para el Estado y que hoy son olvidados por la lógica del mercado. Debemos exigir que este pretendido regalo navideño de Peña Nieto hacia ciertos empresarios termine con el derecho a un trabajo y un retiro digno de millones de personas.