imagotipo

El Gigante de Hierro | Ojos citadinos | Tania Avilés Cruz

  • Ojos citadinos: Tania Avilés Cruz

Llegó un nuevo año para todos, y con él la posibilidad de explorar nuevos lugares. Vivimos en una ciudad bellísima y tristemente, a veces, la falta de tiempo o de información no nos permiten disfrutarla y conocerla ampliamente.

Hoy les propongo que salgan a caminar por sus calles, que se tomen un tiempo para visitar algún sitio emblemático; estoy segura que además de disfrutarlo, aprenderán algo nuevo y se llevarán una linda experiencia. Un buen comienzo puede ser visitar un lugar económico y que además está muy a la mano de todos los capitalinos, seguro han pasado muchas veces frente a él, sin imaginar lo que este Gigante de Hierro oculta en su interior. ¿Ya adivinaron de qué se trata?….

Al caminar sobre el Eje Central Lázaro Cárdenas, casi a un costado de Bellas Artes, observarán sus imponentes muros azules con cristal. Si están en su cima, les ofrecerá una maravillosa vista de toda la Ciudad de México y sus sitios más representativos, como el Palacio de Bellas Artes, Tlatelolco, Garibaldi, La Basílica de Guadalupe, La Catedral, El Aeropuerto, El Palacio de los Deportes, El Popocatépetl, incluso, si las condiciones climáticas lo permiten, podrán observar Teotihuacán; sin duda alguna les hablo de “la Torre Latinoamericana”.

La “Latino”, como es conocida por muchos, comenzó su construcción en 1949 para ser concluida siete años después, en 1956, inaugurándose el 30 de abril de ese año. Durante mucho tiempo fue considerada el edificio más alto de México y Latinoamérica. Durante su construcción rompió varios records en ingeniería, utilizando tecnología mexicana. La Torre resistió ilesa el terremoto de 1957, lo que le valió un reconocimiento internacional como el edificio más alto que había resistido un terremoto de tal magnitud sin sufrir daños. Posteriormente, volvió a superar otra prueba en el terremoto de 1985.

El peso total del edificio es de aproximadamente cuatro mil 100 toneladas y para lograr que tuviera su altura oficial de 181.33 metros, se empleó un material muy ligero y resistente.

Este rascacielos cuenta con 43 pisos de oficinas. En el piso 44 se encuentra una terraza al aire libre que permite tener excelentes vistas en 360 grados de la Ciudad, y tiene también una antena desde donde se transmiten señales de radio y televisión. En sus pisos 42 y 43 hay un mirador con cristales, en el piso 38 se encuentra el Museo de la Ciudad y la Torre a través de los Siglos, el piso 37 alberga una tienda de recuerdos y cafetería y en el 36 se puede visitar el Museo del Bicentenario, que se inauguró en 2010.

soc-torrelatino

El Museo del Bicentenario está dedicado a los 200 años de la Independencia y 100 años de la Revolución Mexicana, y ofrece un recorrido por la historia y el acontecer político, social y cultural de México; entre los objetos que se pueden encontrar en él destacan cartas antiguas de navegación, uniformes de aquella época, el sable que utilizo Agustín de Iturbide para consolidar el plan de la Independencia y el Plan de Iguala, una réplica fiel del acta original de Independencia y un retrato poco conocido de Agustín de Iturbide.

También podrán apreciar una muestra de los billetes emitidos por las distintas fracciones revolucionarias y una película con escenas de la Revolución, el traje de Morelos, colecciones de medallas de oro, plata y bronce; un centenario del bicentenario, una réplica a gran escala de la oficina que en 1910 tenía el expresidente Porfirio Díaz y que tiene muebles originales, y adelantos tecnológicos de aquella época, como la lámpara de escritorio, el fonógrafo de cilindros y un teléfono Ericson (uno de los primeros que entraron al país).

En el Museo de la Ciudad y la Torre a través de los Siglos podrán conocer la historia de la Ciudad de México y cómo se ha ido transformando a través de los años, desde la fundación de México-Tenochtitlán, un paseo por sus sitios y edificios más emblemáticos, como el Zócalo Capitalino, Paseo de la Reforma, la antigua estación de tranvías, el Monumento a la Revolución y la historia de cómo se construyó la Torre Latinoamericana.

Ahí conocerán algunos datos interesantes como estos: los cimientos que sostienen a la torre eran antiguamente un zoológico de Moctezuma, o la historia del reloj que se detuvo justo a la hora en que comenzó el sismo de 1985 y desde entonces permanece así; ¿sabían también que el Zócalo capitalino era circular?

Por si desean visitarla, la Torre Latinoamericana se encuentra en el Eje Central Lázaro Cárdenas 2, colonia Centro, delegación
Cuauhtémoc, y abre todos los días de 09:00 a 22:00 horas.

Twitter: @tan_avil

/arm