imagotipo

El golpe final

  • Jorge Schiaffino

Se acerca el día de la elección a gobernador en el Estado de México y la oportunidad de que los mexiquenses en un acto cívico comprometido, asistan a las urnas a dar su confianza al mejor candidato para que conduzca los destinos y proyectos en beneficio de la sociedad.

Por esa razón, no podemos dejar de señalar que no hay vuelta atrás en desterrar de una vez y de forma definitiva, la participación de seudo líderes mentirosos y funestos que corrompen la participación social y los procesos democráticos con prácticas mafiosas, ilegales y a todas luces oportunistas como ha sucedido en Atizapan. La pugna entre el poder formal de la administración municipal y la carroñera organización EDAC por los recursos provenientes del erario público.

La sociedad no se merece ser parte de las negociaciones oscuras entre panistas, que quieren lavarse la imagen de corruptos bajo el manto de asociaciones civiles, que son el instrumento de operaciones sucias que han servido para ganarse voluntades, gracias a las carencias y necesidades de las clases populares y los más necesitados del municipio.

En boca de todos en Atizapan, asociaciones de colonos, empresarios, políticos, asociaciones religiosas, sindicatos, agrupaciones, sociedad de padres de familia, ha permeado ya la urgente necesidad de acorralar, denunciar y poner fin a la carrera delictiva de Carlos Román Marín. Como suele suceder, sus aliados empiezan a abandonar su cercanía ante la inminente cascada de delitos que acumula y que en breve, podrán ser sujetos de investigación y que ya documentados por autoridades competentes, habrán de darle un golpe de justicia ante quien bajo la sombra y cobijo de panistas, se ha enriquecido de forma inexplicable y que ha heredado a su círculo íntimo, una cadena de vergüenzas que no podrá resolver jamás.

Atizapán una región productiva, de gente comprometida y trabajadora ya no puede ni debe tolerar la existencia de este engendro de podredumbre humana que tanto ha lastimado y ofendido a los atizapanenses.

Presumiendo de impunidad, aludiendo protectores del Gobierno del Estado, este personaje sigue manchando el nombre de funcionarios, para confundir y ganar tiempo y espacio para continuar negociaciones con quienes considera le darán mayor margen de maniobra para sus operaciones de lavado de dinero o bien para intentar con la estructura de su asociación, comprar bonos políticos que le aseguren vivir descaradamente al margen de la Ley.

Ante la inminente victoria de Alfredo del Mazo, este personaje tiene su tiempo contado, su red de tráfico de influencias desmoronada y putrefacta, llevará a pique su forma de vivir y de operar en Atizapán, ya desde ahora nadie quiere que se le relacione con él, su desesperación lo está inclinando a venderse, a regalarse a Morena e intenta congraciarse al mismo tiempo con algunos priistas porque así le conviene y porque sin moral y sin principios sabe que está herido fatalmente.

Al tiempo.
Exlegislador

jorgeschiaffinoisunza@yahoo.com.mx