imagotipo

El malestar de Michela Murgia

  • Profesión escritora: Andrea Balanzario

Talentosa ensayista y narradora italiana, Michela Murgia es una de las nuevas mujeres que se valen de la escritura para reflexionar sobre temas —si bien ya son leit motiv de otras escritoras, son siempre asuntos provocadores y estimulantes— como el pecado original, la perpetua culpa de la mujer; el matrimonio, la procreación como fin único de millones, la postergada o renunciada maternidad, el sufrimiento, la muerte, la eutanasia y otros asuntos no gratos para el statu quo patriarcal. Por su primera novela, “La acabadora”, recibió el prestigioso Premio Campiello 2010, el máximo reconocimiento literario en Italia. Con su ensayo “Y la iglesia inventó a la mujer”, se atreve a incursionar en terreno minado, cuestiona la percepción generalizada en entre un número cada día mayor de mujeres, de que un cincuenta por ciento del género humano es de segunda clase mientras el otro es de primera, es decir, por qué la iglesia católica (y otras, por supuesto), configuran la imagen femenina como subordinada, necesitada de tutela masculina, incapaz de decidir por ella misma. Con fragmentos bien seleccionados de evangelios y otros textos, aclara las interpretaciones unívocas, que benefician sólo a la mitad masculina en detrimento de la autonomía de la mujer, considerada siempre como sujeto pasivo o, solicitado para desempeñar funciones de cuidado y servicio, así las mujeres, siempre circunscritas en entornos familiares preferentemente abdican de sus potencialidades en favor de la pretendida superioridad masculina.

Michela Murgia no se limita a ser valiente en expresar el malestar de mujeres que cuestionan los discursos culturales, religiosos, sociales, económicos y de toda índole; sino que coloca sobre la mesa la hipocresía, doble discurso y prejuicios que determinan, aún antes de nacer, vidas truncadas por no atreverse a desafiar dogmas normalizados por intereses ajenos. Murgia tiene otros diez títulos publicados, pero en México se consiguen (que yo sepa) nada más dos de sus novelas, lee la novela y el ensayo, pídelas por su sello: Salamandra.
Y LA IGLESIA INVENTÓ A LA MUJER

“Tenía que pasar cuentas con María, aunque en realidad este libro no es sobre la virgen. Es un libro sobre mí, sobre mi madre, sobre mis amigas y sus hijas, sobre mi panadera, mi maestra y mi cartera. Sobre todas las mujeres que conozco y reconozco. Dentro están todas las historias de las que somos hijas y de las que son hijos también nuestros hombres: los que nos querrían guapas y calladas y, sobre todo, los otros. Este libro es también para ellos, y lo he escrito consciente de que de esta historia falsa no saldrá nadie si no nos decidimos a salir todos juntos”, explica Michela Murgia. Tal vez sea éste el libro más personal de Michela Murgia, que tras el éxito de “La acabadora” se ha volcado en este original relato, mitad ensayo, mitad testimonio íntimo, que ha sido recibido con entusiasmo por la crítica y se ha situado entre los libros más leídos de Italia en los
últimos meses.
LA ACABADORA

Obra galardonada con el Premio Campiello. Siguiendo una costumbre sarda cuyos orígenes se pierden en el tiempo, una anciana y una niña se unen a través del sagrado vínculo de la “adopción del alma”. Estamos en Soreni, un pequeño pueblo de Cerdeña, en los años cincuenta. Bonaria Urrai, la modista del lugar, mujer de antigua belleza y perenne soledad, ha adoptado a María, cuarta hija de una familia humilde que la descuida. Así pues, la vida de la niña, ahora fill’e anima “hija de alma” de la tía Bonaria, se transforma por completo, y a su fina percepción no escapa el aura de misterio que envuelve a su nueva madre: los largos silencios, las extrañas salidas nocturnas y la sombra de temor que enciende los ojos de quienes se cruzan en su camino. Y aunque María crece feliz y amada junto a Bonaria, en realidad ignora una verdad que todos conocen: además de coser vestidos, su madre de alma es la mujer que reconforta a quienes se acercan al final del camino. ¡Disfruta su lectura!