imagotipo

El Mundo de la Realeza

  • El mundo de la realeza: Mariana Vargas Ruiz

  • Mariana Vargas Ruiz
  • Separación oficial de la Iglesia luterana del Gobierno y de la monarquía en Noruega

como les comenté en anteriores ocasiones, las monarquías necesitan reformas, Noruega ya aceptó una. Tras pasar ocho años del inicio de esta reforma, se consolidó ya la separación Iglesia- Estado, dando como resultado que el rey Harald V ya no es el jefe de la Iglesia luterana.

Esta Iglesia ya es una institución independiente de la monarquía y del Gobierno. Precisamente, hace 26 años, en junio se cumplirán, que los reyes Harald V y Sonia fueron entronizados mediante una bendición en la catedral de Trondheim.

Cabe preguntarse ahora esto: ¿Cómo será, en su momento, la entronización del futuro Haakon VIII y de la futura reina Mette Marit? ¿será una ceremonia civil como la de los reyes de Holanda? ¿se aceptarán los divorcios reales eclesiásticamente? Sabemos que Martha Luisa (hija de los reyes) y Ari Behn se están divorciando, y nos preguntamos si la iglesia no se opone a esto, eclesiásticamente hablando, porque por el civil, es un hecho.

Tras 500 años de compartir responsabilidades de los monarcas con la Iglesia luterana, los royals siguen siendo creyentes de esta religión. ¿Cómo serán los bautizos en el futuro? ¿privados?. Harald V es el último monarca que ha sido hasta hace dos días jefe de la iglesia luterana.

Hace 500 años Enrique VIII de Inglaterra apoyó la reforma luterana gracias, en parte, a Ana Bolena, su segunda esposa. Al separarse del Vaticano, el rey consintió en crear la iglesia anglicana, de la cual es “Defensor de la fe”, título que le concedió el papa León X. Según Wikipedia: “este título le fue concedido al rey Enrique VIII de Inglaterra por el Papa León X, el 24 de noviembre de 1521. Su esposa, la reina Catalina de Aragón fue también defensora de la fe por derecho propio. El título fue concedido en reconocimiento al libro escrito por Enrique, ‘Defensa de los siete sacramentos’, que defendía el carácter sacramental del matrimonio y la supremacía del Papa, que fue visto como una importante muestra de oposición importante a las primeras etapas de la Reforma Protestante, especialmente a las ideas de Martín Lutero.”

“… El título le fue revocado por el Papa Pablo III, tras la decisión de Enrique de romper con Roma en 1530 y denominarse a sí mismo como Jefe Supremo de la Iglesia de Inglaterra. El acto fue considerado como un “ataque a la Fe” y Enrique fue excomulgado. Sin embargo, en 1544, el Parlamento de Inglaterra mediante el Acta de Sucesión de 1543 le concedió el título de “Defensor de la fe” al rey Eduardo VI y sus sucesores, ahora defensores de la fe anglicana, desde entonces, todos (excepto María I, que renegó de la fe anglicana y renovó los vínculos con la Iglesia católica) han sido Gobernadores Supremos de la iglesia (formalmente por encima del Arzobispo de Canterbury).”

Ese título todavía lo ostenta la reina Isabel II, y este título el príncipe Carlos desea cambiarlo, cuando sea rey por Defensor de las fés o de todas las creencias
religiosas.

¿Inglaterra seguirá los pasos radicales de Noruega? Recordemos que la princesa Camila es
católica.

Según telam.com.ar: “La Iglesia Nacional Luterana perdió en 2015 la cifra récord de 15 mil 486 miembros, por lo que ahora consta de 3.76 millones, el 72 por ciento de la población.

Los pertenecientes a otras confesiones religiosas -el islam y el catolicismo, mayormente- sumaron en cambio 622 mil miembros, un 11 por ciento más que el año anterior, lo que ahora con la nueva reforma se traducirá en una mayor asignación
económica por parte del Estado.

No obstante, las autoridades noruegas han asignado mil 900 millones de coronas (209 millones de euros) a la Iglesia Luterana para el próximo año, un 3.3 por ciento más que en 2016, al considerar que necesita más dinero para iniciar su nueva etapa como una institución independiente.”

mariza74201122@hotmail.com