imagotipo

El Mundo de la Realeza

  • Realeza: Mariana Vargas

  • Dos damas reales: Diana de Gales y Sonia de Noruega

Hace 55 años en Norfolk, Sandrigham, nació una bella “princesita” Lady Diana Spencer, la tercera hija de los condes de Spencer, un primero de julio de 1961. La recordamos no solo por ser la madre del futuro rey de Inglaterra y del príncipe Harry, sino como una mujer que, al ser usada por la familia real solo “sirvió”, según ellos, para proveer herederos varones, y se destacó por su belleza y elegancia.

Era una persona con un gran carisma y una gran popularidad, era muy patriota y gracias a ella la reina Isabel se acercó a su pueblo, la realeza europea se bajó de su “pedestal de oro” para poder ganarse el cariño y el respeto, así como la admiración de sus súbditos.

Aquella joven princesa que murió en un presunto accidente, cierto, era rebelde contra las tradiciones de una de las monarquías más antiguas de Europa, aquella joven rubia, quién murió a los 36 años de edad, esa persona que supo que nunca sería reina y que escribió que su marido tenía planes para matarla, ha pasado a la historia como una mujer que hizo que Isabel II le rindiera homenaje a su nuera en un funeral que debió ser de Estado, la princesa más querida de todos los tiempos –y lo digo sin exagerar- era una mujer guapa, bonita y lo tuvo todo menos amor, al menos creyó tenerlo de Dodi, quien murió con ella.

Diana de Gales fue desposeída de su título de Alteza Real, y su hijo, el duque de Cambridge, prometió, en su momento, devolvérselo. Realmente, Diana dio mucha fortaleza y esperanza a las personas que la necesitaban. Su sonrisa, su forma de ser, su trabajo, su carisma y otras cosas más, hicieron que ella fuera amada más que su
exesposo.

Diana de Gales no fue discreta, con respecto a su vida amorosa. Y gracias también a los medios su vida era una tensión y era explotada –hasta por su propio hermano, el actual conde de Spencer- y será recordada como “la reina de corazones”, “la princesa del pueblo” y como dijo Elton John, como “la rosa de Inglaterra”. Descanse en paz nuestra querida Lady Di.
SONIA DE NORUEGA

Es una mujer muy bella, que este 4 de julio cumple 79 años. Madre de Haakon Magnus y de Martha Luisa, abuela de cuatro nietas y dos nietos, es una gran mujer a la que mucha gente admiramos. La reina de Noruega es un ejemplo para sus súbditos.

Una mujer que es el mayor apoyo de su esposo, Harald V, con quien celebra este año (desde enero hasta hace tres días) 25 años en el trono. Haakon e Ingrid Alexandra, no solo heredaron su belleza o el color de sus ojos,
también su inteligencia.

A la soberana le gusta pintar, caminar, navegar, ha realizado exposiciones de arte y el público las ha criticado favorablemente. Sonia Haraldsen, de soltera, es la primera reina que tiene su país desde la muerte de la reina Maud, en 1938 ya que su suegro, Olaf V, cuando ascendió al trono, ya era viudo en 1957.
EL AMOR ES MÁS FUERTE ANTE LA ADVERSIDAD

Desde que conoció al príncipe heredero Harald, a finales de los años 50, y tras la oposición del rey Olav, los jóvenes se vieron forzados a separarse: ella se fue a Suiza a estudiar y él se fue a Inglaterra a prepararse para su papel como futuro rey.

Diez años después, y tras las amenazas de Harald de renunciar a sus derechos sucesorios por el amor de ella, Olav V cedió. En 1968 se casaron. Eso es la historia de un gran amor que ya tiene frutos: dos hijos y seis nietos. El próximo año celebrarán, ambos soberanos, sus 80 cumpleaños. Así queda demostrado que “El amor es más fuerte ante la
adversidad”.
Felicidades a los soberanos por su jubileo real en el trono y a Sonia por su 79 cumpleaños. Como dirían los noruegos: “Gratulerermeddagen”, que quiere decir: “felicidades a ti”.

mariza74201122@hotmail.com

Facebook: Mariana Vargas Ruiz