imagotipo

El Mundo de la Realeza / Mariana Vargas Ruiz

  • Realeza: Mariana Vargas

* Los monarcas como símbolos de unión de sus países

No solamente son símbolos turísticos. Un monarca representa a todo el pueblo, un monarca es un jefe de Estado, un embajador, una persona con ciertos deberes oficiales, tanto “políticos” (lo digo porque a veces depende de la situación), como también presiden diversas fundaciones artísticas, culturales y de otras índoles.

Como jefes de Estado, en ocasiones hacen visitas oficiales a otros países, a estados y municipios de sus propios países. El rey de Noruega y la reina, su esposa, por ejemplo, quieren acabar de visitar todo su reino como monarcas que son desde 1991. Según Monarquía Confidencial: “El próximo 27 de octubre los municipios de Drangedal y Gjerstad (en la parte sur del país) recibirán la visita de los reyes Harald y Sonia. Se trata de dos nuevos nombres que Harald V podrá añadir a la lista de pueblos y ciudades de Noruega a los que ha acudido en representación oficial al menos una vez en sus años como rey.
Una vez hayan pasado por estos dos pueblos, les quedarán tan sólo 50 municipios sin visitar del total de 428 en que está dividida administrativamente Noruega. Y a la tarea de recorrerlos todos se van a aplicar los reyes noruegos en los próximos años”.

Por ejemplo, la reina Isabel II ha visitado a parte de los municipios británicos, la Commonwealth, que es la mancomunidad de naciones británicas o sea, excolonias inglesas, algunas de las cuales reconocen a su majestad como soberana, pese a ser independientes de Gran Bretaña.

Vemos que algunos soberanos “recolectan” no solo popularidad, sino grandes anécdotas a través de sus giras reales.

Un monarca es un símbolo para su nación, un monarca tal vez ya no es elegido por dios, sino por el destino o por elecciones como en Camboya. En Noruega en 1905 Haakon VII, abuelo del actual rey, decidió que si los noruegos, tras su separación e independencia de Suecia, decidían por medio de referéndum el querer un monarca, el aceptaba.

Y ocurrió que ahora las monarquías se basan en sus constituciones, deben tener un cierto poder político, pero el rey o la reina reinan, no gobiernan, al menos en Europa.

Ser monarca representa la continuidad de la historia de su dinastía, de la historia de sus países, y estos es ahora de manera democrática. ¿O usted qué opina?