imagotipo

El Mundo de la Realeza / Mariana Vargas Ruiz

  • Realeza: Mariana Vargas

Celebraciones en Gran Bretaña

En febrero de 1952, todo Reino Unido gritó: “El rey ha muerto, larga vida a la reina”. A casi 64 años de este acontecimiento, la reina Isabel II cumplirá, el próximo 26 de abril, 90 años de edad. Por cierto, también este pasado 20 de noviembre la soberana y su esposo cumplieron 68 años de casados, y es obvio que en el 2017 celebrarán 70 años de matrimonio, y lo que poca gente sabe es que ellos, como a otras parejas reales que han luchado por su amor, vencieron los obstáculos importantes- como la principal oposición a que se realizara esta unión de parte de la reina Isabel y su esposo, el rey Jorge VI y la entonces reina madre María, abuela de la entonces princesa heredera Isabel- y lograron no solo casarse, sino formar una familia real.

Isabel II, a sus 89 años, maneja, caza, monta a caballo, tiene buena dentadura y aunque usa lentes para leer, tiene buena vista. Tanto ella como el duque de Edimburgo ya tienen cinco bisnietos. Isabel II es muy fotogénica, es una mujer que probablemente, y según historiadores, hubiera – y como su hermana Margarita con su pretendiente, Peter Towndsend- renunciado al trono para casarse con Felipe- pero ambas hermanas no lo hicieron. Pero lograron vencer esa oposición inicial, como ya se ha mencionado, y Felipe ya tiene 68 años de feliz unión junto a su
mujer y su soberana.

La reina y Felipe Mountbatten, duque de Edimburgo, se conocieron cuando la princesa heredera tenía 13 años y el joven cadete y príncipe griego tenía 18 años. Fue idea de Lord Mountbatten que esos “jóvenes enamorados” se casaran para que su apellido, Mountbatten, fuera el apellido de la casa real, aunque el que todavía permanece es el de Windsor.

Jorge VI hizo que su heredera e hija mayor esperara un tiempo para casarse. Parece que desde que se casaron, en 1947, la reina y su esposo consolidaron la “empresa familiar” o como el fallecido rey decía: “la firma” o sea
la Dinastía.

Ese mismo día, el 6 de febrero de 1952, se recuerda obviamente, la muerte del último rey varón del Reino Unido, Jorge VI, en cuyo funeral su primer ministro, sir Winston Churchill, alzó su mano con la señal de la “v” por el “valor” que tuvo su monarca tras dirigir a su patria durante la segunda guerra mundial.

Recordamos a Jorge VI en la película “El discurso del rey”, en donde el soberano fue interpretado por el gran actor Colin Firth, ganador de un Óscar.