imagotipo

El muro de las EsTrumpideces | Punto de referencia | Daniel Aceves Villagrán

  • Daniel Aceves Villagrán

lo largo de la historia el enfrentamiento físico e ideológico ha originado mecanismos para limitar, contener, proteger y aislar flujos de relaciones humanas con la construcción de puntos de control, fortalezas y muros, prácticas recurrentes que incentivan la separación y exclusión para fomentar el odio y la intolerancia. Ejemplos existen y aquí van algunos de los más sobresalientes: el Muro de Adriano en el norte de Inglaterra, la Muralla China y más recientemente el Muro de Berlín, edificación que dividió por décadas a la capital teutona y uno de los símbolos de la Guerra Fría, conflicto político, económico, social, militar e incluso deportivo y que el próximo 9 de noviembre cumplirá 27 años de su caída; citemos otros casos más, en África existe una delimitación en el Sahara Occidental construida por Marruecos para defenderse de un movimiento militar llamado Frente Polisario, en Asia la rivalidad entre India y Pakistán (potencias nucleares) propició la construcción de fortificaciones y muros, en Corea y Vietnam cruentas guerras las dividieron en norte y sur. En Europa están casos como el de Ceuta y Melilla, punto de migración que originó la construcción de 2 barreras de acero por parte de España para contener el flujo de personas desde África. También en Irlanda del Norte se aprecian las 99 líneas de Belfast edificadas para disminuir los actos de violencia entre protestantes y católicos y que hoy en día sirven como división entre las personas que quieren seguir siendo parte del Reino Unido y aquellas que son partidarias de la unificación de Irlanda, en Chipre existe una alambrada que divide comunidades de ascendencia turca y griega conocida como La Línea Verde. En Medio Oriente se encuentra la Franja de Gaza, límite para diferenciar a la causa israelí de la palestina, cabe agregar una zona de exclusión más la que se encuentra en el Muro de los Lamentos, espacio prohibido para las mujeres al considerar que su presencia desafía la tradición religiosa más ortodoxa. En resumen, observamos que erguirse como la expresión de un sector social utilizando un discurso xenófobo, ultranacionalista y sectario fundamentado en prejuicios y que busca marcar diferencias sociales alimentado por el miedo, crean muros no solo físicos sino auténticas barreras mentales que derivan en conflictos sociales tan nocivos que van desde los linchamientos hasta las confrontaciones bélicas. Actualmente la polémica actuación del multimillonario Donal Trump, uno de los candidatos del Partido Republicano ha utilizado esos recursos propagandísticos en su campaña bajo una línea radical y hostil, con declaraciones desafortunadas en donde le ha pegado a chinos, musulmanes, población afroamericana y por supuesto a los mexicanos, afirmando que éstos últimos son criminales y violadores, por lo que entre otras medidas, propone la construcción del que bien puede ser bautizado como el Muro de las EsTrumpideces, al ser un “supuesto” inviable desde todas las ópticas con limitaciones en lo económico, a nivel logístico, en materia de acuerdos y tratados internacionales y evidentemente el aspecto diplomático, originando con ello, la reflexión del Congreso norteamericano y del mismísimo Partido Republicano para evaluar el costo de oportunidad que tendría esta idea tan pasional, irracional y que evidencia la malinterpretación del sistema internacional en materia política, económica, jurídica y diplomática, no son pocos en su país quienes ven en Donal Trump la sombra del fascismo.

danielacevesv@yahoo.com.mx

/arm