imagotipo

El nuevo máximo tribunal / Con valor y con verdad / Gustavo Rentería Villa

  • Gustavo Rentería

El acceso al poder es la vía para repartir la renta nacional. Por eso se pelean, y hasta invierten sus ahorros, para lograr puestos de elección popular. De llegar alto en el escalafón gubernamental, la inversión posee un magnífico retorno porque accede a tener firma en las chequeras.

Por eso llama a la carcajada cuando bisoños políticos piden que no se partidicen las grandes decisiones nacionales; acaso los partidos no tienen como razón de existir la conquista del poder, y por ende, están en la lucha para acceder a él. Entonces ¿cómo pensar que las ternas de candidatos para la Suprema Corte de Justicia de la Nación son exclusivas de juristas de renombre o que saldrán de las barras o colegios de abogados?

Claro que es fundamental el fortalecimiento de las instituciones, que necesitamos todos un Poder Judicial fuerte e independiente, pero a través del Congreso de la Unión -según la norma vigente- se decidirá quienes cubrirán las vacantes en el máximo tribunal.

Los ministros que lleguen tendrán que cumplir los requisitos que marca la ley, pero serán impulsados y patrocinados por fuerzas políticas perfectamente establecidas y que saben que no pueden dejar a la deriva la decisión histórica.

En un lenguaje más claro, aunque todos lo nieguen, el señor Presidente y su partido, el Revolucionario Institucional, harán todo lo posible para que sus gallos se conviertan en ministros; y de igual manera, Acción Nacional hará hasta lo imposible para que esté uno de los suyos ahí.

Si algún lector abrió la boca de la sorpresa por la idea anterior, pues o no sabe de política o no ha entendido que así es en la integración del Instituto Nacional Electoral y otros organismos “autónomos”.

Los mexicanos seremos testigos una vez más, en los próximos días, de un ejemplo más de medición de fuerzas, negociaciones, estiras y aflojes para tener conformado ese grupo de élite de 11 jueces.

Claro, a ellos les corresponderá defender el orden establecido por la Carta Magna, mantener el equilibrio entre los diversos poderes y órganos de Gobierno y solucionar, de modo definitivo, asuntos de gran relevancia social. Por ello, que nadie se engañe, conoceremos pronto los nombres y apellidos de ese par que logren los consensos políticos necesarios entre Enrique Peña Nieto y Acción Nacional.

Con Valor y Con Verdad.-Nuño Mayer descartó diálogo con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación mientras ésta viole la ley; así queríamos ver al titular de la Secretaría de Educación Pública, valiente y haciendo valer la madre de todas las reformas. Y va en serio: maestro que marche y se manifieste en horario de trabajo, verá un descuento en su nómina. A la tercera, adiós. Vendrán días de mítines y bloqueos, pero la decisón está tomada por el joven miembro del gabinete. No caerá en los chantajes de los líderes y no le espantan las críticas. Yo no conozco al secretario personalmente, pero el fin de semana dos amigos me preguntaron si ya lo había entrevistado, aunque sea vía telefónica. Les dije que no, pero que lo estoy buscando. Ellos coincidieron: “este señor sí tiene blanquillos.”
*Periodista, editor y radiodifusor

@GustavoRenteria

www.GustavoRenteria.mx