imagotipo

El nuevo modelo educativo

  • Graciela Ortiz

  • Graciela Ortiz González

Como parte de la implementación de la Reforma Educativa, impulsada por el Gobierno de la República desde el arranque de la actual Administración, y aprobada por el Congreso de la Unión, el pasado 20 de julio, el secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer, presentó el nuevo modelo educativo y curricular, el cual se prevé que entre en vigor en el ciclo escolar 2018-2019.

Se trata de una medida de primera relevancia, considerando la complejidad y magnitud del Sistema Educativo Nacional, el cual actualmente está integrado por 36.4 millones de alumnos, los cuales son atendidos por poco más de 2 millones de docentes, en 258 mil escuelas de todos los niveles, distribuidas en el territorio nacional. Tan solo en educación básica -preescolar, primaria y secundaria- la matrícula es de 26 millones de alumnos, superior a la población de países como Australia, Bélgica, Chile y Holanda, entre otros.

El nuevo modelo está orientado a fortalecer los diversos elementos del proceso enseñanza-aprendizaje y con ello, a los actores centrales que en él intervienen, como son los maestros y los alumnos.

Otro aspecto novedoso del modelo planteado es que por primera vez se establece una síntesis de los logros de aprendizaje que los alumnos deben alcanzar, a fin de llegar a una formación integral y cuenten con las herramientas para hacer frente a los desafíos del siglo XXI.

Cabe destacar que el modelo propuesto se sustenta en cinco ejes, a saber: Las escuelas y su fortalecimiento, nuevos contenidos curriculares, la formación y capacitación de los docentes, garantizar la inclusión y equidad y la consolidación de gobernanza del sistema educativo.

Para llevar a buen puerto esta etapa de la Reforma, se convocó a los diferentes actores sociales, empresariales y del magisterio, y a la sociedad en general, a participar en los diversos foros que se llevarán a cabo para su análisis y reflexión.

Es una nueva propuesta curricular que integrará aprendizajes clave e incorporará como parte de las asignaturas escolares, actividades artísticas, deportivas, de regulación emocional y de valores de convivencia.

Se trata, pues, de uno de los principales componentes que inciden en la calidad de la educación, que viene a complementar las medidas implementadas durante el presente sexenio como, por ejemplo, la capacitación y desarrollo profesional de los docentes, la estrategia integral para mejorar la infraestructura educativa y una mayor autonomía de gestión de las escuelas, entre otras.

Ello da cuenta de la articulación de los aspectos fundamentales del sistema educativo mexicano y que están siendo materializados a través de la puesta en marcha de políticas públicas derivadas de la propia Reforma Educativa.

Para avanzar en los mejores aprendizajes de los alumnos, resulta indispensable contar también con un buen currículum, y condiciones para su ejecución, prácticas de enseñanza adecuadas, así como maestros actualizados y mejor preparados.

La nueva propuesta no debe perder de vista los elementos del actual modelo, sobre todo, en lo concerniente a los planes y programas de estudio de Educación Básica, los libros de texto gratuitos, la formación continua de los maestros en servicio, la diversidad de modalidades en la educación, principalmente, que han caracterizado históricamente a la educación nacional.

Con estos hechos, es posible afirmar que la Reforma Educativa está cumpliendo su propósito toral de garantizar una educación de calidad, en beneficio de millones de niños, adolescentes y jóvenes de todo el país.
graciela.ortiz.glez@gog.org.mx

Twitter:@GOrtizGlez

Facebook: graciela.ortizgonzalez
* Senadora de la República por el Estado de Chihuahua, presidenta de la Comisión de Estudios Legislativos del Senado, Sexagésima Tercera Legislatura