imagotipo

El observador parlamentario

  • Antonio Tenorio Adame

El fracaso de Videgaray, Venezuela, riesgo de una guerra civil

La crisis humanitaria afecta también a México

La tensión crece en la Comisión Permanente, en la sesión anterior de nueva cuenta se abrieron los frentes del debate, la oposición impugnó la postura del gobierno mexicano en la OEA y demandó aclarar el espionaje a periodistas y defensores de derechos humanos, la tensión no solo se mantiene sino que se acrecienta.

El presidente de la Comisión Permanente, senador Pablo Escudero se empeñó por mostrarse imparcial sin conseguirlo: respaldó la posición de la Cancillería ante la crisis social y política en Venezuela donde “se vive una problemática de derechos humanos” y referente al espionaje que afecta a los comunicadores, pidió “reflexionar sobre el hecho de que difunden grabaciones de telefonemas que se obtienen con prácticas de espionaje y que se realizan para causar daño a alguien, mediante la violación de la ley” y concluyó al exculparlo, al considerar que es ”claro que no fue el gobierno”. Sus sentencias fueron contundentes pero no convincentes.

En la oposición destacó la participación de la bancada del Partido del Trabajo al adherirse al reclamo de que México debe atender primero el caso de los 43 desaparecidos de Iguala. A partir de este cuestionamiento se induce que la intentona del secretario Luis Videgaray de quebrantar al régimen de Maduro se revierta como un boomerang al resucitar el lacerante problema de los estudiantes desaparecidos.

En tal virtud se deduce que ambas naciones, México y Venezuela viven en una “crisis humanitaria” por más esfuerzos por diferenciarlas al comparar sus muertos, en todo caso debe remitirse a los argumentos de legitimidad que sustenta la soberanía de Venezuela, porque este es un asunto de legalidad y legitimidad soberana.

En Cancún fue clara la derrota de la iniciativa de John Sullivan. subsecretario de Estado de Estados Unidos y su subordinado, el canciller mexicano, Luis Videgaray para condenar al gobierno de Maduro por violaciones a la Carta Democrática de la OEA y los derechos humanos, la cual fue derrotada por los gobiernos reunidos en la 47 Asamblea General, el objetivo que se proponía era el de formar un Grupo de acompañamiento que abriera el diálogo con la administración de Caracas con el fin de impedir las elecciones de la nueva constituyente, es decir, una acción de injerencia de sometimiento.

Entre las tropelías de ilegalidad que se proponían destaca la de violación de la propia Carta Democrática de la OEA, ya que para formar el Grupo de acompañamiento se requiere la aceptación del país involucrado en el conflicto, como es el caso de Venezuela.

El restituir el extinguido Congreso venezolano ya no es posible por desacatar a la Corte en el caso de tres diputados que carecían de legitimidad en su elección y no reconocer la sentencia. Por otra parte, tratar de impedir la elección de la nueva asamblea constituyente es una contradicción a las aspiraciones de solución pacífica de los conflictos y del principio de la legitimidad de la representación, porque se trata de la “única salida” del pueblo venezolano al difícil conflicto para evitar una guerra civil.

CONGRESO DE PUEBLA DEL CENTENARIO CONSTITUYENTE, se conmemoró la notable participación del constituyente, Pastor Rouaix, nacido en Tehuacán, con la presentación del libro “Pastor Rouaix del Constitucionalismo Social Mexicano” del autor Humberto Morales, editado por el Poder Judicial de la Federación.

El evento tuvo lugar en el recinto del Congreso del estado de Puebla, donde el brillante jurista Julián Germán Molina, exaltó la figura del homenajeado como un distinguido mexicano egresado de la Universidad Nacional como ingeniero, cuya labor la desempeñó en el estado de Durango, donde llegó a ser gobernador en dos ocasiones, además de secretario de Fomento del gabinete de Venustiano Carranza, situación que le permitió conocer a fondo los problemas sociales y económicos del país, dando lugar a que impulsara los artículos 123 y 27 de la Constitución, los cuales otorgaron la condición de primera constitucional social del siglo XX y permitieron redimir las demandas y anhelos de los obreros y campesinos.

Pastor Rouaix, fue el eje de la transformación social del país, su desempeño es un legado de responsabilidad también por los poblanos.