imagotipo

El observador parlamentario

  • Antonio Tenorio Adame

Los comicios del 2018, un “Tsunami en puerta”

Elección concurrente no vista antes

En medio de la tormenta desatada por el espionaje a periodistas y defensores de los derechos humanos, el presidente de la Comisión Permanente, senador Pablo Escudero Morales, se vuelca en elogios a favor de la resolución de la Corte, que ratifica la ampliación del periodo de ejercicio de los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Se piensa en fortalecer la permanencia de los magistrados como medio de descargar toda la confianza en sus aciertos, en el fondo también, se trata de una lucha por restablecer la certidumbre en los órganos electorales.

Son tiempos prelectorales donde se arma el andamiaje del gran operativo 2018 y se requiere el respeto al sufragio, a la transparencia, credibilidad y certeza.

No obstante existen voces que disienten de que el camino de permanencia de los magistrados electorales, se marca el círculo vicioso de su nombramiento como asignación “parcelaria” de la partidocracia, como señala  el senador Mario Delgado.

Los comicios del 18 ponen a prueba al sistema electoral en su conjunto y al social como derivado de sustento, donde la comunicación resulta dañada principalmente por los crímenes de periodistas, 8 ajusticiamientos en lo que va del año en curso, sin que los órganos del Poder Ejecutivo y Judicial se muestren eficaces en la investigación y la justicia.

En el orden estricto de la operación es relevante el volumen de una elección concurrente de poderes, jamás vista, el ejecutivo y los miembros del congreso, incrementado en esta ocasión por 19 elecciones de gobierno locales, con su respectivo órdenes de gobierno, desde el gobernadores, legisladores y munícipes.

ELECCIÓN DESLUMBRANTE es la de la nueva Ciudad de México, aquí se votará por un gobernador, 33 alcaldes, diputados uninominales y plurinominales, lo que dará como resultado el manejo de casilla de un buen número de boletas, donde se ofrecerán las opciones a elegir, no sin dejar al margen las de audaz desafío de candidatos
independientes.

El “tsunami electoral” que está por venir es de una magnitud no conocida, si se añade que se considera la redistritación en algunas entidades como sucede con la CdMx, donde se modificará con ello hasta la ubicación de casillas, lo que llevará al elector a un juego de “ratón loco” en el momento de ir a votar.

Los órganos electorales no gozan de cabal salud, desde el INE, las Oples, el TEPJF, PGR y una buena parte de la infraestructura electoral es cuestionada.

Desde el otro ángulo, los partidos y líderes políticos, esgrimen esquemas del pasado en torno a las alianzas, coaliciones electorales y de gobierno, o bien mecanismos para formas de gobierno, como la segunda vuelta que requieren de partidos con cauce histórico, sin que se sitúen en el mundo de la globalización, donde los liderazgos son asumidos por políticos con definiciones claras y trayectorias congruentes, casos de Macron en Francia, o Tobín en Inglaterra, o bien por empresarios que actúan sin mediaciones aplican el poder con toda rigurosa parcialidad y despotismo, como Trump.

Los partidos trasnochados se encuentran a la deriva, los hechos reales son los actos de violencia de la minoría del narco y del “fuego amigo” que traen vientos del Estado de una sociedad inerme pero despierta, cuyo primer frente de lucha son los periodistas acribillados ante la mirada impasible o cómplice de algunos mafiosos incrustados como servidores públicos.