imagotipo

El Observador Parlamentario

  • Antonio Tenorio Adame

  • Antonio Tenorio Adame
  • Reforma constitucional del refugio y el peligro de los apátridas Las reformas constitucionales sujetas a plebiscito

 

El senador Roberto Gil Zuarth, presidente de la Comisión Permanente, proclamó la constitucionalidad aprobada por 22 Congresos locales, las reformas del artículo 11 de la Constitución, relativas al derecho de asilo y el reconocimiento de condición de refugiado como señaló el senador (PRI) Enrique Burgos García, se amplia y garantizan los derechos humanos de los desplazados económicos. En el mismo sentido se pronunció la senadora del PAN, Gabriela Cuevas Barrón, al precisar el crecimiento 20.9 mil a 109.8 mil de los migrantes centroamericanos en los últimos tres años, por su parte, el senador Héctor Menchaca Medrano, (PT) hizo mención a la gran marcha mundial de desplazados en el orden de 60 millones de personas afectadas por la falta de oportunidades laborales, así como la actitud recesiva de los agentes del Instituto Nacional de Migración que se deniegan a los menores migrantes sus derechos a solicitar el reconocimiento como refugiados, tan solo en 2104 fueron deportados 24 mil de Estados Unidos.

Cabe señalar que la importancia del reconocimiento de refugiados es un requisito que la Unión Europea interpuso a manera de filtro para controlar y disminuir el flujo poblacional proveniente de euroasia, este control fue apoyado con un tratado con Turquía para establecer un campo de captación del flujo poblacional de paso, en la que se otorga o deniega la condición de refugiado, y a la vez, autorizar a Grecia a la deportación de toda persona que no se identifique como refugiado. Se alcanzó un descenso del 80 por ciento. Aquí surge el drama de los “sin papeles” que son puestos fuera del territorio europeo, con lo cual se corre el riesgo que surja el fantasma de los “apátridas”, como ocurrió trágicamente en la caída de Berlín (1945), cuando 55 mil personas de distintas nacionalidades fueron entregadas al Ejército Soviético con un desenlace trágico, de no conocer su fin.

EL ESPACIO LEGISLATIVO es propicio para la negociación de los conflictos, como se comprobó con la presencia de maestros de la CNTE que acudieron a la Comisión Permanente, donde el Presidente, el senador Roberto Gil Zuarth, informó el acuerdo bicameral con Jesús Zambrano Grijalva, fueran atendidos por la Segunda Comisión de la Permanente, en cuyo seno surgió la recomendación de formular una iniciativa ciudadana sobre la reforma educativa que se considera conveniente.

En paralelo, el secretario de Educación, Aurelio Nuño, convino con el SNTE, la revisión de la reforma educativa del Gobierno federal

Al final, para abrir el camino del proceso legislativo, es la abrogación de todo aquello contenido en la ley que sea retroactivo.

EL CENTENARIO DE LA CONSTITUCIÓN, es un tema tratado por la Comisión Permanente y la Cámara de Diputados:

La Permanente la Comisión Permanente exhortó a las Secretarías de Educación Pública y de Cultura a que consideren la producción de una Constitución Política en formato impreso, electrónico, accesible, incluyente y en aplicación digital.

Dicha propuesta está enfocada en la enseñanza didáctica de la niñez, a fin de que conozcan los derechos, principios y sistema democrático. Así ayudará a que los estudiantes aprendan el proceso de formación cívica y ciudadana, y al mismo tiempo cuenten con una herramienta para conocer sus deberes y derechos ciudadanos.

El objetivo es explicar de una manera amena, sencilla y accesible la Carta Magna para fortalecer la tolerancia, la igualdad, la libertad, el orden y el respeto a la ley; además de promover la participación ciudadana

La Cámara de Diputados celebró su segunda sesión de “Diálogos constitucionales, los constituyentes mexicanos”. El diputado Mario Braulio Guerra Urbiola , propuso que exista una ley de desarrollo constitucional o de reglamentación constitucional, además contenga un mecanismo de reformabilidad rígida… Por su parte, el doctor Miguel Ángel Garita , señaló necesario la aprobación de las reformas o una nueva Ley Suprema está supeditada a la decisión del pueblo y no de los congresos locales.