imagotipo

El Observador Parlamentario

  • Antonio Tenorio Adame

  • Antonio Tenorio Adame
  • Senadora Cuevas se debe defender ¿TLC o “interés nacional”?
  • Exclusión de Trump, oportunidad de examinar la geopolítica

 

Frente a la escalada de precios,  el presidente del Senado, Roberto Gil Zuarth, consideró que las decisiones del Gobierno son “meramente recaudatorias”; también estimó necesario afectar el gasto del Gobierno y no perjudicar a las finanzas familiares. A la vez, mostró su preocupación porque “el Congreso ha entregado al Ejecutivo todas las herramientas y las reformas que ha pedido la Federación para transformar al sector energético. Se falló en la implementación del nuevo marco legal”.

No es usual el tono y sentido de la crítica, donde se revela el vacío de un modelo de Reformas Estructurales insertado a destiempo en el mercado global, o bien revelan los tiempos alternancia. El Gobierno federal se quedó sin su base recaudatoria que era Pemex y no implementó un sistema fiscal progresivo directo que lo supliera, “mató la gallina de los huevos de oro”.

Asimismo, el presidente senador Gil Zuarth, al inaugurar el Parlamento Juvenil de México 2016, advirtió sobre los discursos de odio, racismo, xenofobia, antipolítica y contra instituciones que se dejan sentir en países como Estados Unidos, en alusión sin mencionarlo a los desafíos del candidato republicano, Donald Trump

La senadora Gabriela Cuevas Barrón, presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores, llamó a no dar “respuestas tibias” al candidato republicano Donald Trump, quien rechaza la migración por lo que propone erigir un muro en la frontera pagado por México y abandonar el Tratado de Libre Comercio; la legisladora añadió “que Norteamérica necesita estar más unida y no más dividida”

El  reclamó legislativo, rompe el status de la Cancillería cuya intención fue mantener “la voz prima”, quizás consideró solo diplomáticas las declaraciones del presidente Peña Nieto en visita a Obama, quien expresó que mantendría el diálogo con el candidato que resultara electo, sin involucrar el interés nacional.

EL PUNTO DE RUPTURA; La senadora Cuevas Barrón, recoge la preocupación de gran parte de la nación, pero sin alcanzar a revelar el interés nacional para ser defendido con ardor como obliga la razón y el Derecho. El TLCAN tampoco es plenamente satisfactorio a los mexicanos. El punto de ruptura entre ambos países se localiza en la migración, un asunto a dirimir en términos humanitarios con justicia, equidad y visión de integración continental, tal como lo esboza la senadora, en términos de unidad territorial continental.

Para superar las “respuestas tibias” se requiere ir a la autocrítica de las políticas públicas de los Gobiernos anteriores a partir de 1988, para adentrarnos en la forma precipitada, generalizada y obsequiosa con la que se negoció el Tratado, mismo que excluyó el tema del petróleo y de la migración, quedando este último como un rezago de  conflicto y no de ventaja bilateral ante los desequilibrios poblacionales.

El Tratado afectó a México en varios aspectos, entre ellos; no redujo, sino al contrario incrementó la deuda, de 16 a 46 por ciento del PIB; al propiciar la modernización rural, quebró el sistema agrícola, elevando la dependencia alimentaria hasta el 60 por ciento de origen externo, significativamente al impactar en la agricultura tradicional generó un gran desempleo que impactó la migración en todos los órdenes,

En caso de que Trump fuera electo Presidente, su decisión contra el TLCAN se encuentra supeditada al Congreso Sección 8 del artículo 1 de la Constitución de Estados Unidos, es facultad del Legislativo “regular el comercio con naciones extranjeras”, el Congreso es el que dispone si sale o no del TLC. Trump puede proponer pero no decidir, aun si es Presidente.

El Senado debe analizar con cuidado y profundidad, la política comercial de México con el exterior, el fenómeno migratorio y con la atención requerida ver el tema de la nacionalidad, donde se ha escatimado el valor de nuestro propio ser en la integración de la Nación dentro y fuera de sus fronteras.