imagotipo

El observador parlamentario

  • Antonio Tenorio Adame

La Comisión Permanente, dio inicio a sus sesiones, de inmediato el presidente, senador Roberto Gil Zuarth, dio a conocer el acuerdo unánime para evitar desórdenes que afecten el desarrollo de las discusiones.

Hay semejanza con el Código de Ética recién aprobado por los diputados que prohíben la toma de tribuna:

Los senadores del PAN Fernando Herrera Ávila, y del PRD Miguel Barbosa externaron sus opiniones por la inminencia de la designación de Donald Trump como candidato, casi nominado, del Partido Republicano a la Presidencia de Estados Unidos.

El coordinador del PAN manifestó su preocupación de quebrantarse “la buena relación” de nuestros países por el discurso de “odio”; en tanto,   el senador Barbosa, coordinador del PRD advirtió “ante el peligro para el mundo” que significa dicho nombramiento, y llamó a “no ser la generación callada” ante las atrocidades.

En el contexto oficial, se responde en apuradas giras. El Presidente Enrique Peña Nieto se desplazada a Canadá, donde se entrevista con los gobernantes, Obama y Trudeau, mientras la secretaria de Exteriores, Claudia Ruíz Massieu, recorre California, se reúne con  el gobernador Edmund G. Brown Jr., y legisladores, quienes destacaron la importancia de la relación bilateral. Se celebra la Batalla del 5 de Mayo en las comunidades mexicanas y conmina a favor de la “No pérdida de Nacionalidad”.

En la óptica de las relaciones con Estados Unidos, resalta por la importancia y profundidad de conocimiento, el ensayo demográfico elaborado por el subsecretario de Gobernación Humberto Roque Villanueva, sobre la migración mexicana en Estados Unidos,

El examen responde al título de “La Situación demográfica de México en 2015”. El subsecretario reconoció el problema al que calificó de “emergencia Trump” cuyos efectos demográficos se dejarán sentir en mayores deportaciones. Consideró un equívoco de Trump, “hablar de memoria” en el asunto de remesas, “no tiene claridad de los temas fiscales ni de los acuerdos internacionales”. La declaración es sensata sin adjetivos y revela una realidad a enfrentar.

Hace un año, el presidente Obama, presidió la ceremonia oficial del 153 Aniversario de la Batalla del 5 de Mayo, señaló que la historia del país ha sido de altibajos; “La historia de Estados Unidos es una historia dinámica, de manera que no vamos a detenernos ahora y olvidar todo lo que ayudó a construir este país”.

La historia de la región continental de la América del norte es compartida, en ambos sentidos, Zaragoza es un héroe binacional, su victoria contribuyó a la derrota de las fuerzas confederadas, le dio a Lincoln el blindaje internacional hacia Europa, fue fundamental en el giro estratégico de la declaración de la “guerra total, que derrotó al general Robert E. Lee, y abrió la posibilidad de la derogación de la esclavitud. Fue la aldaba que posibilitó el cambio en favor de la guerra. Por eso es importante promover el conocimiento de la historia de México entre los migrantes.

El otro enfoque que debe abordar la Secretaría de Gobernación es evaluar las políticas públicas de protección a la población migrante, que en el pasado estuvieron inscritas en los decretos de “Doble nacionalidad” Y en el decreto de “No pérdida de Nacionalidad”. Las declaratorias de “recuperación de la nacionalidad” son de orden menor.

Sin embargo, los privilegios de estas leyes contribuyeron a derruir los sentimientos de nacionalidad de los 120 millones de mexicanos que pueblan el país, quienes agobiados sienten la nacionalidad estadunidense como suprema.

No contraviene que SRE promueva la “No pérdida de nacionalidad” entre migrantes, pero la de Gobernación es la responsable de formar ciudadanía e identidad nacional, y debe asumirse como ariete de la nacionalidad mexicana.

Porque enfrentar el racismo de los muchos “trumps” anglos, no se resuelve con políticas de “lobby” o de restituir la imagen de México en el país vecino, tampoco por la vía del turismo, sino con la remodelación fortalecida de nuestra nacionalidad.

Es por ello que debe estimarse lo ocurrido en términos de “Sí pérdida de nacionalidad” para la gran mayoría de mexicanos.