imagotipo

El Observador Parlamentario

  • Antonio Tenorio Adame

  • Antonio Tenorio Adame
  • Política exterior bajo incertidumbre propicia confrontación
  • Visita Trump; dañó la nacionalidad mexicana

 

La Agenda legislativa del Congreso se diseña a partir del acuerdo de los presidentes de las Mesas Directivas de la Cámara de Senadores, Pablo Escudero, y de Diputados, Javier Bolaños, quienes marcaron prioridades a la Ley de adquisiciones, obras públicas, Asociaciones públicas privadas, Archivos, y uso de la marihuana. Se advierte que el Periodo ordinario será intenso, faltan nombramientos cuyo término constitucional se encuentra vencido y se quiere ajustar el Sistema penal acusatorio.

El gran rezago del Congreso consiste en no corregir su falta de constitucionalidad al no cumplir los términos de nombramientos y aprobación de leyes establecidos en sus dictámenes. Debe apegarse a la Constitución.

El debate parlamentario se centra en la política exterior; la oposición continúa reclamando la visita de Trump, agravada por el rechazo de Hilary Clinton a visitar México, se oscila entre su desdén o nuestra sumisión.

El PAN pregunta, Fernando Herrera, ¿quién conduce la diplomacia mexicana?, Videgaray o Ruíz Massieu; mientras el coordinador del PRD, Miguel Barbosa, dispone una iniciativa para otorgar capacidad de anulación de los convenios internacionales que dañen a México.

EL PRESIDENTE PEÑA NIETO CALIFICA DE LEGÍTIMO el acto de invitar a Donald Trump a México, “no procedía el insulto”, replica. No han faltado quien le acuse de “traidor a la patria”.

El Presidente no es responsable constitucionalmente sino por delitos graves y traición a la patria, como indica el 108 constitucional, sin embargo, en el “tsunami de la inconformidad” y la protesta, se llega a imputarle este delito. por lo que procedería a fijarle juicio político.

En México no existe antecedente al respecto, se parte de la materia de la responsabilidad presidencial de los principios básicos que constituyen el Estado: población, territorio o hacienda pública, los que no puede enajenar, vender, o ceder al extranjero. Hay que añadir el caso de pactar la rendición injustificada en caso de guerra con el enemigo. Estas variantes no se conjugan en el presente.

Al presidente Antonio López de Santa Anna no se le juzgo por la venta de la Mesilla, como se debió proceder. En cambio, al autor de Los bandidos de Río Frío, si fue acusado de servir al extranjero durante el Imperio de Maximiliano.

Las variantes mexicanas entre lo jurídico y lo político se determina a favor de blindar al poder, a pesar de que el juicio popular o el histórico no le favorezcan. El diseño penal se hace desde y para el poder.

El esquema de someter al país como escenario electoral de los Estados Unidos ha sido desvanecido por el rechazo de la candidata demócrata, Hilary Clinton a visitar a México, calificó de error diplomático el desliz de su contendiente.

La invitación a Trump dañó el orgullo o dignidad nacional, cuya fundamentación legal es la nacionalidad (33 y 37 const.). El agravio a los mexicanos se vio afectado aún más por la invitación oficial a Trump, porque significa aceptar su estulticia.

Cabe advertir que el presidencialismo mexicano es poderoso, somete a los otros poderes a su voluntad, pero desde ese poder omnímodo la nacionalidad se ha visto debilitada por qué no propicia su respeto. Un presidente fuerte con un pueblo débil que recibe menosprecio de otros, desde Egipto, hasta USA.

El Presidente no vislumbra como engrandecer la nacionalidad de los mexicanos, la concibe como un acto de buena voluntad del exterior, y recurre a los esquemas diplomáticos, en vez de vigorizarla en su raíz histórica, por eso se extraña el trato al país cuando se ha cumplido con las reformas estructurales.

Las protestas contra Trump solo son pasionales, aunque es posible se conviertan en el inicio de un proceso nacionalista que pronto muestre y reclame el respeto al pueblo mexicano.