imagotipo

El Observador Parlamentario

  • Antonio Tenorio Adame

  • Antonio Tenorio Adame
  • Moderado tenue los logros del Periodo ordinario  ¿Rumbo al Congreso unicameral en Conferencia legislativa?

El Congreso de la Unión clausuró su Primer periodo ordinario de sesiones del Segundo año de ejercicio de la LXIII Legislatura. La labor de los representantes se mantuvo en línea de flotación.

Ha sido un lapso de labores con rendimiento moderado, su capacidad fue de 13 iniciativas de un total de 482 presentadas, un indicador relativo y ambivalente, dado que por una parte indica la fiebre de autoría legislativa y por la otra los filtros selectivos que anulan el esfuerzo legislativo. ¿Sísifo entre legisladores?

Es incomprensible que los reformadores del sistema no conciban una reforma propia, que abarque ambas cámaras para favorecer la capacidad y eficacia legislativa. Algunas voces piden el trabajo en Conferencia bicameral para garantizar resultados, ¿y las consecuencias?

Los pendientes de la LXIII Legislatura son diversos, algunos de grave inconsistencia, como la aprobación de las leyes secundarias del Sistema Nacional Anticorrupción, cuya atención prioritaria comprometió a los Presidentes de las Cámaras: senador Pablo Escudero Morales y diputado Javier Bolaños Aguilar, a negociar y aprobar presupuesto de143 millones del gasto federal de 2017. ¿Valió la pena el esfuerzo?

El fin del Periodo ordinario se realiza entre luces y sombras, el fin de las sesiones fue afectado por la taxativa del General Salvador Cienfuegos Zepeda, al demandar un status legal a las acciones de las fuerzas armadas en tareas de seguridad interna o volver a los cuarteles. No hay otra alternativa, el desiderátum define la responsabilidad oficial, por cuanto el Secretario advierte, previene a la vez que asume su parte subordinada al mando superior.

Se ha filtrado la propuesta de un periodo extraordinario convocado por la Comisión Permanente, a fin de entregar al pleno el dictamen de comisiones para su discusión y consideración bajo la posibilidad de que sea a fines de enero o principios de febrero.

Aquí existe un límite supremo de la nación por coincidir con el Primer Centenario de la promulgación de la Constitución vigente, ese muro de contención es que la Suprema Ley no admite reformas que alteren su contenido cuando se le rinden honores y conmemora -sería de absurdo cinismo sufriera una transgresión-. El costo político sería histórico. El dilema es como dotar de marco jurídico a las fuerzas armadas sin modificar el artículo 129 de la Constitución.

Por otra parte, el Presidente de la Jucopo, el diputado Francisco Martínez Neri, ha señalado que no desean fungir como Cámara revisora, papel subordinado en tiempo y procedimiento, asignado metódicamente por el Ejecutivo, por lo que piden trabajar en el sistema de Conferencia legislativa, lo cual ayuda al consenso de los legisladores pero remite siempre a una de las Cámaras como la de origen y la otra de revisión; en este caso de obvia y urgente resolución, se apunta a un Congreso unicameral, como ha sido en la realidad, la suerte de las Legislatura de la actual administración.

Ahí está planteada la reforma que atañe al Congreso, transformarse en sistema unicameral.

LA MEDALLA EDUARDO NERI fue otorgada por la Cámara de Diputados, al empresario binacional Luis Solórzano Zavala, por su desempeño,a favor de la comunidad migrante mexicousa, “los migrantes no están solos”, dijo en su discurso

El presidente del Comité de Reglamento y prácticas parlamentarias, diputado Jorge Triana Tena, justificó la asignación a favor del empresario, quien generó empleo a 600 migrantes. El diputado de Morena, Rogerio Castro Vázquez, sin regatear los méritos del candidato de la mayoría, propuso a doña Rosario Ibarra de Piedra, insigne luchadora social y ex legisladora, sin obtener los votos necesarios.

El dilema de una asignación tan destacada y discutida debería entender la esencia del reconocimiento, Eduardo Neri fue diputado de la XXVI Legislatura en 1914, quien se opuso y denunció los crímenes de Victoriano Huerta, 6 legisladores, incluido Belisario Domínguez; su valiente acción le ganó la cárcel junto con más de 80 compañeros de Legislatura.

Las medallas del Congreso, en esta orden, deben ser preferentemente entregadas a ciudadanos que definan y fortalezcan las relaciones de independencia  entre el Poder Legislativo frente al Ejecutivo.