imagotipo

El Observador Parlamentario

  • Antonio Tenorio Adame

  • Antonio Tenorio Adame
  • Congreso por reforma orgánica o reducción de tamaño
  • Gobierno de coalición o disminución del Congreso

Las fracturas de los partidos se trasminan al Congreso, algunos legisladores emigran hasta tres veces de partido, otros disputan la coordinación del PRD en el Senado, pero la cuestión se bifurca: ¿es un problema del Senado o del partido? , o bien, ¿de estructura orgánica del Congreso?

El Presidente del Senado, Pablo Escudero Morales, respondió en entrevista de prensa sobre la falta de un coordinador del PRD en el Senado, como un problema interno, es una circunstancia que no había sucedido nunca. Hay el acuerdo de una consulta a la Comisión de Prácticas Parlamentarias “para que nos digan qué hacer”. Explicó que “no hay ninguna consecuencia en que los 19 integrantes de la bancada parlamentaria del PRD, en el Senado no tengan coordinador parlamentario”, (Excélsior 160317).

La visión del presidente del Senado contiene respuestas políticas que tocan la superficie del problema, no se percibe una crisis de fondo, la duda salta: ¿existe un problema de adecuación de órganos de Gobierno del Congreso con la representación y estructura de partidos?

El primer facultado para interpretar y aplicar el propio Reglamento interno es el presidente de la Cámara; no obstante, sin decirlo, aplaza la decisión en aras a un mejor entendimiento y favorecer la armonía, ya que se trata de un problema que en principio se refleja dentro del Senado, se procede a ganar tiempo para dilucidar la confrontación en sus mejores términos,

El presidente, Pablo Escudero Morales, confirió a la Comisión de Reglamento y prácticas parlamentarias, la interpretación de la norma (LOC Art 71 a 79) en el caso de la disputa por la Coordinación las dos fracciones escindidas del PRD, una con mayoría de senadores, ocho miembros del PRD y siete externos, quienes apoyan al senador Raúl Morón, y cuatro miembros del partido azteca que apoyan a Dolores Padierna.

El PRD padece de autofagia, ¿Saturno devora a sus hijos?, su descomposición interna comenzó con excluir a sus liderazgos fundadores, fueron arrasados por las corrientes, lo llevaron a la pulverización con liderazgos efímeros y negociantes, dejó de cohesionar a la oposición de izquierda, como quedó evidenciado en la nominación del candidato del Estado de México, Juan Esqueda, donde vuelve a sufrir una sangría militante. Su imagen es de derrumbe.

Y si el PRD demanda una transformación, también, se requiere una reforma al Poder Legislativo en México su orden orgánico, el sistema de Gobierno interno, de Presidencia de Mesa Directiva y Junta de Coordinación Política, corresponden al añejo sistema presidencial absoluto y no al pluralismo compartido.

Hay dos propuestas, hasta ahora, acerca de reformas de sistema de Gobierno, que afectan al Congreso: una, la de Los Pinos que propone reducir el tamaño del Congreso y otra, donde se propone un régimen de Gobierno de coalición, Manlio Fabio Beltrones dixit, se daría por medio de formar mayorías parlamentarias.

Es la coyuntura de presentar la reforma política del Congreso.

LA EXPROPIACIÓN PETROLERA fue una efemérides, una celebración solemne de la Cámara  de los diputados; no obstante, el Gobierno federal disolvió su esencia con la desordenada privatización de los energéticos, como se evidenció el día de ayer, cuando los errores en la fijación de comisiones le llevaron a la suspensión para dar a conocer a los ganadores de la primera temporada abierta de ductos.

En el espíritu cívico y la memoria popular se vierten sentimientos en torno a la gesta de la Expropiación petrolera de Lázaro Cárdenas, como lo muestra el libro “Relatos y Testimonios” de Rigoberto de la Viña Cantú, donde da cuenta del proceso nacionalizador del petróleo con una visión desde la Sección 36 de Reynosa, Tamaulipas, lugar donde se desempeñó como trabajador.

Viña Cantú pide recordar no con simulacros de seguridad, sino “conmemorar solidariamente este aniversario, sin perder esa Fe y Esperanza, añade, quizá algún día podamos verlos desfilar por las calles de Reynosa nuevamente, como la de los trabajadores que participaron en la Expropiación de 1938, porque el deslinde que marcó el Pacto por México y la Reforma Energética, aún no termina.