imagotipo

El Observador Parlamentario / Antonio Tenorio Adame

  • Antonio Tenorio Adame

* Marihuana; un debate fallido, ¿Quién legisla en México?

* Senado de vaivén: presea impugnada y Consejo innovador

El debate de la marihuana lo abarca todo. El presidente Enrique Peña Nieto abre aún más su discusión por la vía de los Derechos Humanos, la Corte otorgó un amparo para su consumo lúdico, y  ante la avalancha de comentarios que claman una reforma a la ley se interroga, ¿Quién legisla en México?

El senador Armando Ríos Piter fue enfático, la Suprema Corte “no tiene facultad de discutir y decidir sobre la regulación de la producción y uso de la marihuana en cualquier modalidad propuesta”

En ese ámbito se deja sentir el estudio del Instituto “Belisario Domínguez” elaborado en el marco de la Sesión Especial de la Asamblea General de las Naciones Unidas donde se plantea su estudio pluridisciplinario en salud, seguridad, medicina, los aspectos económicos para fines de control y fiscalización. El estudio aborda el aspecto histórico del control internacional considerado como modificable o movible.

Un aspecto ausente, cabe acotar, es su condicionante geostratégica determinada por la política de seguridad de los Estados Unidos, cuya visión se funda en un control ideológico militar. Problema de las drogas y la guerra de Calderón como problemas de alineación geopolítica con tintes de control económico y que “la estrategia mexicana es en realidad un mandato imperativo para eliminar a los grupos mexicanos de los grandes negocios que se están armando en EU con la legalización de las drogas”.

En tanto los 130 y tantos mil muertos y los miles de desaparecidos cada día se transforman más en una tragicomedia kafkiana con baños de sangre que ni en las zonas de guerra se tienen y sin otra lógica que la obediencia ciega ante los mandatos neoimperiales.

A partir de la sobrevaloración del principio de la seguridad y absorbidos en la espiral del mercado se promueve el debate de la marihuana de manera inaudita, en un sentido contrario a los obstáculos y rechazos que enfrentó la reforma de los energéticos para derribar el principio medular de los derechos de la Nación sobre la propiedad originaria del petróleo.

Los tiempos cambian y los intereses también, pues ahora, los promotores de la privatización petrolera, encabezados por la bancada del PRI en el Congreso,  marchan a la cabeza de la consulta ciudadana, consulta de innegable fundamento democrático pero de incierta resolución.

EL CONSEJO CONSULTIVO DEL SENADO formado con los presidentes de la Mesa Directiva nombrados después de la reforma a la Ley Orgánica de 1999 protestó ante el presidente, Roberto Gil Zuarth, ante quienes manifestó: “Queremos ser un referente de la deliberación democrática y republicana de nuestro tiempo; con sus aportaciones robusteceremos las tareas de diplomacia parlamentaria, las funciones legislativas relativas al tema de vinculación y participación ciudadana, y en la realización de actividades conmemorativas, particularmente, en los festejos del centenario de la Constitución de 1917”, añadiendo que “la memoria del Senado son las personas”

La innovación orgánica legislativa mueve a comentar en torno de algunas  modalidades que giran en torno al órgano legislativo senatorial; Simón Bolívar pensó en el Senado hereditario como forma de generar una élite gobernante de experiencia, libre de los vaivenes de las revueltas militares y conflictos de intereses. Por otra parte, en el Congreso de Chile existe la figura del “senador vitalicio” otorgada a los contendientes a la Presidencia de la República en condición de primera minoría. Inteligente manera de diluir el posconflicto electoral.

Desde la época de Vicente Lombardo Toledano, XLVI Legislatura, dirigente del Partido Popular, no se presentaba una propuesta de cambio en torno al Senado, entonces se exigía su desaparición. Hoy recupera “fortaleza” como manifiesta  su presidente Roberto Gil Zuarth.

Es alentador que en medio del desgaste mediático que sufre la institución, en este caso del otorgar la Medalla “Belisario Domínguez” ante otras opciones, surge creación del Consejo Consultivo como propuesta de innovación y continuidad a la vez.