imagotipo

El Observador Parlamentario / Antonio Tenorio Adame

  • Antonio Tenorio Adame

  • Senado; Reforma Política “Electoral maquillada”
  • Peña Nieto, de la cumbre al descenso

El régimen de Enrique Peña Nieto llega a la mitad del sexenio, convencido de las reformas estructurales y de las políticas públicas de su administración “propicien la historia de éxito de cada mexicano”: mientras en el Congreso el Periodo ordinario comienza a declinar, solo faltan dos semanas para llegar a su” buen fin”.

Como casi siempre será de manera apresurada con aprobaciones “fast track”, entre ellas la de los dos ministros de la Corte y los ocho nombramientos consulares que propuso el Presidente al Senado. Así es la “democracia a la mexicana”.

Las reformas en proceso de primera lectura, de posible obvia resolución son: la del Telecom que aplaza el Apagón analógico, la de Transición de Energía, la Agraria y General de equilibrio ecológico y protección ambiental, y la reforma al artículo 30 de la Constitución sobre la nacionalidad de los mexicanos por nacimiento. No se vislumbra la aprobación de la Ley de seguridad y justicia considerada emblemática en el proceso de fortalecer la paz pública.

Los temas dominantes giran en torno al “debate de la marihuana”, aplazado al próximo año, también se aplaza el “apagón analógico” derivando sus facultades de establecer los términos de aplicación al Instituto Federal de Telecomunicaciones para obligar a las empresas privadas a invertir en tecnología de punta. Queda pendiente de aprobación los montos del Presupuesto federal destinado a los medios electrónicos del sector público

Los senadores esbozaron el diseño de “otra reforma electoral”, a la manera de sus “usos y costumbres”, cada Legislatura inventa un procedimiento para “perfeccionar” la democracia, donde el común denominador, es el “control de daños” de la “corrupción” y el “fraude”.

El Presidente del Senado, Roberto Gil Zuarth, exaltó el valor de la reforma política electoral en la que se incluyan la segunda vuelta presentada por la bancada de su partido, el PAN, en compartimiento con la iniciativa del senador del PRI, Miguel Ángel Chico, con la eliminación de legisladores de representación proporcional tanto en la Cámara de diputados, 100 menos, como en el Senado 32 recortes a la Lista Nacional.

El senador panista Fernando Herrera resaltó el compromiso de varios de sus compañeros de bancada se comprometieron con el recorte de plurinominales, lo cual no demerita la iniciativa original del presidente Peña Nieto, quien desde su campaña se fijó la meta de adelgazar al Congreso, la intención es recuperar el control del Congreso con mayoría unipartidaria, en cambio el PAN espera fortalecer el poder del bipartidismo y aumentar sus prerrogativas con el monopolio de la interlocución.

El PRI y el PAN buscan meter reversa a los avances del pluripartidismo. Si en verdad pretenden democratizar el sistema de representación y de partidos actuarían como en Italia, donde a semejanza de México, ambas Cámaras comparten las mismas facultades.

Ahora el Senado italiano pasa de 315 senadores a solo 100 senadores, además cede facultades como la del voto de censura al Primer Ministro por lo que no podrá destituirlo. Es el mayor cambio al sistema político italiano desde la Constitución promulgada en 1948, durante sus 70 años de vigencia se disolvieron 63 gobiernos. El sistema de cámaras similares llevó a empantanar las decisiones de Gobierno.

En México, luego de 71 años de Gobierno de partido único, el PRI, se dio la alternancia al PAN en el año 2000, ahora ha vuelto el partido del mayoriteo y busca un Congreso de partido único hegemónico. Su propuesta, no es una reforma sino una regresión.