imagotipo

El Observador Parlamentario / Antonio Tenorio Adame

  • Antonio Tenorio Adame

  • Senado: ¿modernidad o deformación del proceso legislativo?
  • JJ Mateos: Reforma Energética; “todo a cambio de nada”

El ejercicio legislativo del 2015 en el Senado se cierra y se abre con una salida alterna al proceso legislativo en materia de presentación de iniciativas; bajo la presidencia del senador panista, Roberto Gil Zuarth, se decidió que los legisladores que no obtengan el beneficio del turno en tribuna se presenten ante las cámaras del Canal del Congreso para dar lectura a sus reformas, o modificaciones a las leyes, a fin de que sean conocidas por el audiencia virtual.

El cambio al proceso legislativo debe sustentarse en el reglamento compatible con los diputados para corresponderse en un mismo sentido compartido homogéneo y único. Al parecer, se trata de la prioridad que le otorgue el presidente de la mesa directiva considerando prioritarios a la orden del día, y evitar así que sean ignorados.

Se entiende que se busca agilizar las sesiones en las que los partidos marginales (PVEM, PT, Panal) y legisladores independientes escasamente acceden a la tribuna por falta de tiempo, no obstante, el recurso recomendado carece de legitimidad, porque no es el público electrónico el que debe escuchar las propuestas legislativas sino los representantes que fueron elegidos por la ciudadanía.

En todo caso es el Diario de los debates donde –sin duda se hará– se debe incluir el contenido de las iniciativas, pero la aspiración de los legisladores es disponer de presencia ante los medios, –“ego summum”–, prefieren una hora de foro televisivo porque la cámara de televisión no sustituye a la Cámara legislativa.

Cualquier uso de nuevas tecnologías, que contribuyan a dar un salto cualitativo, siempre se debe adaptar a la trascendencia de las funciones del Congreso que tiene encomendadas en la Ley.

DURANTE 2015 LA REFORMA ENERGÉTICA siguió sin revelar los beneficios prometidos para su aprobación. La Reforma Energética de 2013 en México como iniciativa fue presentada por el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, el 12 de agosto de 2013. Fue aprobada por el Senado de la República el 11 de diciembre de 2013 y por la Cámara de Diputados un día después.

La iniciativa reformó el artículo 27 constitucional con el fin de promover el desarrollo de un sistema eléctrico nacional basado en principios técnicos y económicos, bajo la conducción y regulación del Estado. Con los objetivos los siguientes: (1) Mejorar la economía de las familias: Bajarán los costos de los recibos de la luz y el gas. Al tener gas más barato se podrán producir fertilizantes de mejor precio, lo que resultará en alimentos más baratos. (2) Aumentar la inversión y los empleos en los próximos años.

En una investigación de gran interés del académico doctor en derecho Juan José Mateos Santillán: “Los tratados de Bucareli 1923, el origen de las reformas estructurales”, cuyos efectos se mantienen hasta nuestros días como una meta perseguida y alcanzada por Estados Unidos a lo largo de casi un siglo.

Después de la victoria –considera JJ Mateos– de la Primera Guerra mundial, Estados Unidos consolidó su posición hegemónica geopolítica en América y sobre parte de Europa, a partir de ese momento perfeccionó su modelo expansivo y creó una variable más efectiva que el neocolonialismo; el neoimperialismo eje de la globalización.

Es sorprendente observar como desde 1921 los norteamericanos buscaban que México realizara todas las reformas constitucionales que concretó de 1988 a la fecha, en base a tres elementos, su poder económico, la fuerza de sus armas y el impacto de su modelo ideológico.

Cuando se leen las pretensiones norteamericanas en los documentos confidenciales del Departamento de Estado y se contrastan con las reformas estructurales realizadas desde tiempos de Carlos Salinas de Gortari hasta los actuales de Enrique Peña Nieto queda la sensación de que a lo largo de casi un siglo el tiempo se congeló y México entregó todo a cambio de nada.

Una publicación de gran interés que dará la bienvenida al 2016 compartida a todos nuestros lectores.