imagotipo

El Observador Parlamentario / Antonio Tenorio Adame

  • Antonio Tenorio Adame

  • Ajuste democracia putrefacta: de la utopía al desencanto
  • Foros ciudadanos restituyente de la Constitución

El Gobierno federal se enfrenta a la más grave crisis de su globalización reciente. Más que nunca siendo válido el apotegma alemán “gris es la teoría y verde el árbol de la vida”. Mientras se discute y promueve los cambios a la Constitución, y se programan agendas del Congreso, se llegó el ajuste económico con toda su global verdad descarnada de asistir a un funeral de una democracia putrefacta.

Los presidentes de las Mesas Directivas del Congreso, el diputado Jesús Zambrano Grijalva y el senador Roberto Gil Zuarth lograron consolidar la Agenda legislativa del Congreso, superando la particularidad de los partidos con la intención de un equilibrio de objetivos. No se restringen libertades de los legisladores ni de partidos pero se anteponen las prioridades de las políticas públicas de la seguridad, la anticorrupción y la desaparición forzada.

Apenas anunciado este avance del Poder Legislativo se dieron los cambios en Pemex, el Seguro Social y la Secretaría de Salud, para enfrentar dos flagelos de magnitud planetaria, la caída de los precios del petróleo, y la pandemia del zika.

Las políticas de regulación y ajuste privan más que las de ordenamiento. Al Congreso le corresponde dictar, formar el Consejo de salubridad encargado de  las medidas de emergencia ante la amenaza de salud de la población (Const. 73XVI, I); y las modificaciones de presupuesto (Const. 74, IV) es posible su injerencia en la primera  en tanto las de racionalidad económica escapan a su albedrío porque son impuestas por el poder de las grandes corporaciones en especial de corte financiero: “callar y obedecer”, como en el Virreinato.

El conflicto para consumo interno, se presenta como un choque entre el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya y el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, por divergencia en estrategias colocan como telón de fondo al presidente del Banco de México, Agustín Carstens, trasmitiendo la orden del Fondo Monetario Internacional de aplicar el ajuste financiero a Pemex, una decisión que repercute en toda la economía mexicana, por sus implicaciones fiscales, de empleo y gasto público en general. En esta guerra no hay siquiera sobrevivientes, Videgaray “el sepulturero de la democracia putrefacta”, es,  también, un cadáver.

LA UTOPÍA de la Constitución como forma de ordenar la vida social se pone a prueba ante la aproximación de su
centenario.

El Poder Ejecutivo de la Federación, proclive al manejo de la historia con fines de legitimación dentro de un simbolismo militar, declaró su intención de impulsar un programa austero republicano con sentido cívico.

La Reforma Política de la Ciudad de México se puso en marcha con el nombramiento de 28 personalidades de la cultura, que contribuyen a la forja del proyecto preliminar de Constitución que corresponde al jefe de Gobierno del DF. Se afirma la comunicación entre la acción política en unión al pensamiento de lo deseable, un vínculo del que fue despojado por partidos políticos del pragmatismo rayano la conveniencia
del poder.

LOS FOROS DE PARTICIPACIÓN de los capitalinos para emitir su opinión sobre la Reforma de la Constitución, significa  un sondeo adecuado para atenuar las insuficiencias de la representación, en buena medida constituyen un referéndum propositivo que anima y orienta la aceptación de las decisiones legislativas

La propuesta de integrar el Congreso que aprobará la Constitución ha sido criticada por su formación mixta de brazos de poder y electoral, se le califica de carecer de soberanía y representación, se trata de un acto de poder, y sí también la Capital de la República fue víctima de un acto de poder (1824) con decreto de Obregón que desapareció los municipios y el gobernador, es posible que el Congreso sea propio de una restitución del poder.

El movimiento México Hoy ha iniciado la recolección de firmas para presentar una iniciativa al Congreso de la Unión que reforme el artículo 135 de la Constitución y permita a su vez la convocatoria a un Congreso Constituyente que revierta las Reformas Estructurales,  con la cuales se desvaneció el Estado Nación que daba sentido al México de la soberanía con disposición de una nación con poder originario.