imagotipo

El Observador Parlamentario / Antonio Tenorio Adame

  • Antonio Tenorio Adame

  • Los “notables” CDMX son requeridos en el Senado
  • Presidentes del Congreso proclives a la oratoria

Los “idus de marzo” son marcados por el género, en San Lázaro las mujeres dirigieron la sesión de este día ocho, y acudieron vestidas de rosa, los diputados portaron corbata del mismo color, se trasminó el bullicio oral por la visual coral.

Los presidentes de las Cámaras del Congreso, el senador Roberto Gil Zuarth, y el diputado, Jesús Zambrano, estuvieron presentes en el Palacio de Bellas Artes para impulsar “de manera decidida y con entusiasmo” el Concurso nacional de Oratoria, acompañados también del presidente de la Suprema Corte de Justicia, Luis María Aguilar. Fue una reunión de Poderes.

En ese marco de la memoria constitucional debe observarse la participación de los directivos del Congreso, quienes ahora se deben comprometer a situar el valor mismo de los constituyentes,

Bien harían ambas Cámaras en publicar “de manera decidida y con entusiasmo”, por lo menos, los sendos libros que se publicaron con la intención de alivianar el ánimo social a favor de la labor de las reformas constitucionales de 1917, estos libros recopilaron los artículos de: Félix F. Plavicini, “Un nuevo Congreso constituyente”; Manuel Aguirre Berlanga, “Reformas a la Constitución” y Antonio Díaz Manero, “Por el Honor y por la Gloria”. Ahí se expusieron las ideas que servirían a Venustiano Carranza para lanzar la convocatoria del nuevo Constituyente.

Porque es bien cierto que los constituyentes destacaron en la tribuna, pero por otra parte fueron especialmente cronistas en la labor previa y posterior a la promulgación del Código de Querétaro.

La labor de la crónica parlamentaria ha sido, contadas excepciones,- como en El Sol de México-, relegada por el poder mediático.

LA CONSTITUCIÓN PRELIMINAR DE LA CDMX ha sido conferida como facultad primigenia al jefe del Gobierno de la Ciudad, quien a su vez  convocó a 28 “notables” –nominación que Iturbide otorgó a la Junta Gubernativa- personalidades de reconocido relieve ciudadano, sin embargo, sus trabajos se encuentran “encriptados”, no son conocidos, pese a suponer su representación amplia de la ciudadanía, y prestar su servicio en la elaboración de “instrucciones” a los representantes en el proceso constitucional.

En el Senado de la República desde la bancada del PAN se hizo un llamado, 3 de marzo, al jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera, a que proceda en la brevedad posible a abrir un portal electrónico que brinde acceso a las discusiones y reuniones de trabajo. Mariana Gómez del Campo y Gabriela Cuevas Barrón, y los senadores Ernesto Cordero Arroyo y Roberto Gil Zuarth, destacaron la necesidad de socializar, transparentar e involucrar a las personas en cada uno de los procesos que intervienen en la conformación de la Constitución que regirá en la Ciudad de México.

El “Constituyente de la Ciudad de México” no debe transmitir la percepción  de desprecio por un pueblo en teoría soberano que no tiene capacidad ni siquiera de elegir a un Constituyente.

Porque en realidad se encuentra en un esquema preconstituido por analogía con  las Constituciones de los Estados. Además de subordinada a los mandatos de la Constitución General.

También se encuentra predeterminada la forma de Gobierno, la estructura, el sistema electoral, la conformación de los Cabildos.

La posibilidad de salirse del esquema constitucional general es mínima porque además del principio de supremacía de la Constitución federal, las demás entidades federativas quedarían en un estado de discriminación y desigualdad si a la CDMX le dieran posibilidades de un régimen especial.

Respecto de los Derechos Humanos, las oportunidades van en la dirección de ver cómo se redactan los derechos que se encuentran difusos en la Constitución general y los tratados internacionales firmados por México para darles claridad y certeza.

Sin sorpresas, todo es conocido.