imagotipo

El Observador Parlamentario / Antonio Tenorio Adame

  • Antonio Tenorio Adame

  • ¿Un camino al Parlamento abierto? Incierto el Periodo extraordinario
  • Campesinos ¿invisibles en la Constitución CDMX?

Los usos y costumbres del Congreso lo llevan a correr contra reloj para dictaminar los decretos prioritarios antes de acabar el periodo ordinario. Se sugiere en algunos casos, donde se percibe se requiere ampliar los términos, la aprobación de un periodo extraordinario, con escasas posibilidades, ante la turbulencia de las campañas electorales.

El presidente Enrique Peña Nieto cancela su asistencia a la sesión especial de la Asamblea General de Naciones Unidas dedicada a las drogas, por su parte, el presidente del Senado, Roberto Gil Zuarth, alista su mensaje. Se registra la percepción de un relevo en el manejo del tema en la parte final, donde se advierte una mayor participación del Legislativo.

Se arribó, asimismo, a un punto de flexión entre los poderes que permitió avanzar sobre la comprensión, negociación y aceptación de consensos, entre el Poder Legislativo y el Ejecutivo, de igual forma, se logró incluir la participación ciudadana. Son buenas señales de caminar hacia un Parlamento abierto.

En el Senado hay logros y avances relevantes en alcanzar acuerdos incluyentes.

Un dictamen de primer orden para su discusión y aprobación en el pleno de los senadores es la reforma de Seguridad pública,  donde el proyecto enviado por el Ejecutivo sufrió severas modificaciones al eliminar el “mando único”, fue sustituido por un concepto más flexible, de orden mixto, que considera el potencial de desarrollo del municipio a partir del cual se califica su capacidad y requerimientos, de suerte que se preservan las policías municipales en localidades de baja densidad demográfica. El esfuerzo de conciliación prevaleció en el consenso alcanzado por la Comisión que preside el senador Fernando Yunes.

Otro avance significativo se suscribe en el marco de la lucha contra la corrupción, donde se ha modificado el proceso legislativo al incluirse a Organizaciones No Gubernamentales, Transparencia Mexicana que preside Eduardo Bohorques. La elaboración del dictamen corre a cargo de Comisiones unidas- comenta Bertha Becerra, en El Sol de México, 12.04.16- ; entre ellas la de Anticorrupción y participación ciudadana, la de Estudios Legislativos, y la de Justicia.

El senador Pablo Escudero informó de más de 160 modificaciones al texto original, el análisis y discusión de comisiones se ha abierto la participación ciudadana que demanda establecer un  procedimiento de mesas temáticas en lugar del examen de artículo por artículo, los senadores demuestran sensibilidad no rehúsan la propuestas, pero por reglamento y sistema el debate y aprobación en lo general y lo particular será artículo por artículo.

LOS CAMPESINOS DE LA CDMX corren el riesgo de ser excluidos de la representación del Congreso que aprobará su Constitución

En ocasión del 97 aniversario del crimen de Emiliano Zapata, la Dirección de Asuntos Agrarios del Gobierno CDMX, realizó un encuentro conmemorativo en el Salón de usos múltiples del Gobierno de la Ciudad, donde 37 comunidades, ejidos y colonias agrarias en posesión de más de 87 mil hectáreas, el 50 por ciento del suelo citadino, quienes  firmaron la Declaración Agraria de la Ciudad de México, a cuyo pie exigen; que se dé cumplimiento a los mecanismos de participación legal que reconocen nuestros derechos a, ser consultados respecto de los ordenamientos jurídicos que impactan en nuestro quehacer cotidiano como comunidades reconocidas yexigimos que en la Constitución Política de la Ciudad de México segaranticen y reconozcan las siguientes consideraciones básicas”:

Los nueve pueblos de Tlalpan también presentaron una propuesta al Constituyente.

La contribución de los pueblos campesinos de la cuenca metropolitana ha sido de enorme valor, el Plan de Ayala del 28 de noviembre de 1911 fue el primer peldaño de la legislación del 27 constitucional dando origen a la propiedad originaria de la nación y la reforma agraria.

Hoy no se ve reflejada la presencia campesina en el Constituyente de la CDMX, el proceso de megalópolis y la megalomanía política parece hacerles invisible, y sin embargo son la mitad del espacio social donde habitamos. ¿Por qué?