imagotipo

El Observador Parlamentario / Antonio Tenorio Adame

  • Antonio Tenorio Adame

  • AL, crisis del presidencialismo: ONU drogas
  • General Cienfuegos pidió disculpas por tortura

La clausura del Periodo Ordinario del Congreso está próximo, sin alcanzar mayores resultados, ha sido una labor de una medianía, sin pena ni gloria.

Los diputados, en la sesión de ayer, discutieron y avalaron los cambios a la minuta de la Ley Federal de Transparencia para el Acceso a la Información Pública, los partidos tomaron posicionamiento con respecto a la Ley de la materia. El rechazo a la corrupción es tema de general respaldo por parte de los partidos, un tema que involucra con frecuencia a los órganos de interés público por lo que resultan sujetos de “conflicto de intereses”.

En el Senado se abordaron diversos asuntos, destacó por la vehemencia de la senadora Layda Sansores, la reconsideración de nombramientos consulares que se realizaron sin falta de quórum cuya observación obligó su repetición.

El debate de las drogas se extiende al foro internacional. Es abordado en la Sesión Especial de Naciones Unidas sobre problemas de drogas, UNGASS a la que acude el presidente Enrique Peña y el líder del Senado, Roberto Gil Zuarth.

Las agendas son diferentes, el Ejecutivo afirmó en la UNGASS pasar de la prohibición a la prevención, calificó de la “guerra contra las drogas” sin resultados para impedir el tráfico y el consumo, pidió un “cambio de fondo” que atienda el flagelo.

El posicionamiento del senador Gil Zuarth, con mayor libertad de ejercicio político demanda se incluya su uso lúdico en reconocimiento legal. El objetivo es agotar el comercio ilegal donde se genera la violencia en todos los ámbitos, afectando la frontera y propicia que las ganancias mayores se concentren en Estados Unidos.

En la reserva de iniciativas del Congreso existen 14, una mayoría de proyectos orientados a la legalización de uso medicinal.

El deslinde del trato será una solución diplomática, ya que Agencias federales de Estados Unidos mantienen los criterios de seguridad como base de su proyección geopolítica de dominio y control, incluyendo el fenómeno migratorio entre las causas y efectos.

La propia Asamblea de Naciones Unidas estima los límites y restricciones en el control del consumo de mariguana como fracasada la estrategia de combate indiscriminado y el control militar con la llamada guerra contra las drogas con un elevado costo de vidas, con escasos resultados.
Los congresos de
América Latina, en crisis en cambio, el Congreso mexicano transita por un periodo de holgura y tranquilidad, en contraposición a sus homólogos en la región continental, como en Brasil, donde se extiende la crisis de poderes con la amenaza del juicio político a la presidenta Dilma Roussef, bien podría ser el fin del sistema presidencialista y el inicio de una nueva era de semiparlamentarismo en América Latina.

El poder del presidencialismo en la América hispana se ha vuelto frágil, en México aún conserva su robusta estructura autoritaria, no obstante, existen señales sensibles, transmisoras de cambios graduales ante una abrumadora avalancha de juicios de condena por desacato e incumplimiento en el respeto a los derechos humanos.

Dentro del conflicto de los 43 estudiantes desaparecidos, y la salida del país del Grupo de Investigación de Especialistas Internacionales, quienes exigían investigar a militares, el pasado fin de semana, el general Salvador Cienfuegos, secretario de la Defensa rompió el aislamiento del Ejército y en acto público dio una respuesta oblicua al reconocer y pedir disculpas por actos de tortura contra una mujer en el Estado Guerrero, hechos cometidos por algunos miembros de la corporación.

Se trata de un acto de valor, en sus distintos conceptos, que modifica la rigidez de la relación del Ejército con los derechos humanos. Es la primera vez que sucede, con la esperanza que marque un cambio de actitud permanente.